Argentina volvió a fallar en una final. En el MetLife Stadium de New Jersey el equipo de Gerardo Martino no pudo quebrar a Chile en los 120 minutos y luego, tal como en el 2015, Chile se llevó la definición de la Copa América en los penales (ganó 4-2).

Argentina volvió a fallar en una final: Chile Campeón de América.

Argentina volvió a fallar en una final: Chile campeón de América.

Con mucha fricción, una presión arriba de ambos equipos. Así arrancó el partido. Y así, la Selección dispuso de su primera chance cuando apenas se jugaban 16 segundos: Argentina la recuperó y Banega le pegó desde afuera: su remate se fue muy cerca del arco de Bravo.

Alexis Sánchez era una amenaza latente en el sector derecho de la defensa argentina. Del otro lado, Messi buscaba desequilibrar en velocidad. Y Di María, por su parte, le pegó desde el borde del área pero su disparo se fue muy arriba. Claro que el que tuvo la más clara fue Gonzalo Higuaín: recuperó la pelota arriba, quedó mano a mano y, a ante la salida de Bravo, su definición se fue desviada.

Con el correr de los minutos el partido se puso cada vez más friccionado y las tarjetas comenzaron a jugar su papel. Lionel Messi fue bajado por Marcelo Díaz una vez y Lopes le sacó amarilla. Luego, a los 28, la “Pulga” buscó al mismo rival y el árbitro compró la falta: Chile se quedó con uno menos.

Cuando iban 43 minutos, Marcos Rojo bajó a Arturo Vidal en una infracción común que le valió la roja y desató las protestas de todos los argentinos.

Si el primer tiempo había dejado poco, el segundo fue muy pobre en cuanto al juego. Argentina jugó lejos del arco de Bravo y no dio garantías abajo. Romero salvó a la Selección a los 34, cuando tapó un remate a Eduardo Vargas. Y Agüero, que había reemplazado a Higuaín, se perdió una clarísima a los 39, cuando quedó mano a mano con el portero trasandino. ¿Messi? Estuvo bien marcado y no pudo desequilibrar.

Los últimos minutos, al menos, tuvieron emoción: Funes Mori tuvo un cierre perfecto para impedir el gol de Chile y en la contra Messi se mandó solo pero remató desviado.

En el suplementario, pudo ser para cualquiera. Las más claras llegaron por vía aérea. A los 8 del primero, Vargas cabeceó y Romero voló para conservar el cero. Al minuto siguiente, el que cabeceó fue Agüero y el que voló con espectacularidad fue Bravo, quien la desvió al córner (la pelota tocó el travesaño).

En la definición, para Argentina fallaron Messi (la tiró afuera) y Biglia (tapó Bravo). Romero le atajó el penal a Vidal, pero marcaron Castillo, Aranguiz, Beausejaur y Silva.

Nota y foto: Clarín.com.

Corrección: Mariano Pennisi.