El poeta villamercedino dedicó abundante tinta al héroe que frenó el avance realista en el norte argentino. Vidalas, chacareras, zambas, malambos y bagualas para homenajear al patriota.

Vidalas, chacareras, zambas, malambos y bagualas para homenajear al patriota fueron escritas por un puntano para homenajear al héroe nacional.

Vidalas, chacareras, zambas, malambos y bagualas para homenajear al patriota fueron escritas por un puntano para homenajear al héroe nacional.

Acaso humeante de épica, la poesía dora hazañas. Entre ellas, el crítico de arte, folclorista y abogado, León Benarós, rescató al militar de carrera que lideró un ejército de gauchos y detuvo el avance español en Salta para frenar las invasiones en el resto del país.

Este año, el Senado de la Nación convirtió en ley el proyecto que establece que cada 17 de junio sea feriado nacional en memoria del aniversario de su muerte. La norma fue promulgada luego por el presidente Macri.

En Salta, donde se centra la conmemoración del 195 aniversario de la muerte del general, el escritor Julio César Luzzatto le dedicó un romancero que todavía resuena en la cuna de uno de los máximos exponentes de la independencia americana.

Martín Miguel de Güemes nació el 8 de febrero de 1785 y murió el 17 de junio de 1821 tras agonizar durante diez días luego de ser alcanzado por una bala realista, lo que lo convirtió en el único general muerto en combate.

Interpretó perfectamente el plan libertador sanmartiniano y se puso al servicio para defender la frontera norte argentina.

El 15 de mayo de 1815, Güemes fue electo gobernador de Salta, el primero en la provincia que no fue designado desde Buenos Aires.

Desde San Luis, Benarós también hizo correr la tinta. Junto a los músicos Adolfo Ábalos, Carlos Carabajal, Agustín Carabajal, Canqui Chazarreta, Pedro Alberto Favini, Abel Figueroa, Hernán Figueroa Reyes,Ramón Navarro, Ángel Ritro, Oscar Valles compuso vidalas, chacareras, zambas, malambos y bagualas para el patriota.

El gobierno de Salta, en su portal, destaca a Benarós como un poeta güemesiano. Y en esta breve selección poética se puede percibir cómo su lírica excavó en la historia mediante el cancionero titulado “¡Viva Güemes!”.

“Don Martín Miguel de Güemes
venga y vámonos con todo
que allá por el lado de la frontera
van amagando los godos. (Bis)

Mi General San Martín
vaya a libertar naciones
que en tierras de Salta se queda Güemes
desbaratando invasiones. (Bis)”

Y en otro poema canta:

“¿Se acuerda don Martín Güemes?
se acuerda digo, se acordará
cuando San Martín y usted
en Salta hicieron una amistad. (Bis)

Y una amistad de varones
que dio a la patria seguridad
cuando querían quitarnos
el justo anhelo de libertad. (Bis)”

 

León Benarós dedicó un cancionero a Güemes quien frenó el avance realista en el norte argentino.

León Benarós dedicó un cancionero a Güemes quien frenó el avance realista en el norte argentino.

En el recitado para un malambo se lee:

“1817
cinco de mayo
está a la vista allá
en Los Sauces
insolente
el campamento Realista.

Gauchos de Güemes en la noche
van a soltar al invasor
una yeguada enfurecida,
enloquecida de pavor.”

En otras estrofas, Benarós, quien nació el 6 de febrero de 1915 y maravilló a Neruda con su romancero, sentencia:

“Si no fuera por Güemes,
yo le aseguro,
no se hubiera tocado
destino duro.”

A la muerte del prócer la retrató:

“Diez días hace que Güemes
se viene así desangrando
a la sombra de un cevil
se estaba el cabo cortando.

Dura la suerte de Salta, ay señor
se muere el salteño, bravo y mejor. (Bis)

Adiós mi tierra de Salta
te dejo en esta contienda
mi espada para recuerdo,
mi corazón por ofrenda.

A mis paisanos les digo
que no dejen de pelear
que mi alma desde los cielos
los ha de capitanear.

Bravos salteños, que viva Salta,
sigue hasta vernos libres,
la guerra gauchá,
la guerra gauchá.”

Y para el legado inmortal, Benarós dejó dos musicales poemas. El primero reza:

“Todos estamos llorando
desgracia será
Güemes se ha ido
se fue el General.

La barba hasta el pecho
y el brazo capaz
todos estamos cumpliendo
promesas de ser.

Libres seremos
sabremos vencer
La tierra de Salta
no habrá de ceder”

El segundo se arraiga en la memoria popular:

“Del San Bernardo allá arriba
vengan a ver
Güemes se anima en el bronce
lo pintan los soles del amanecer.

Arriba del San Bernardo
vengan a oír
como llamando a sus gauchos
vibrantes clarines se suelen sentir.

Cerro florido mirando vas la ciudad
y otra mirada de bronce
despierta memorias de la libertad”

Monumento al patriota al pie del cerro San Bernardo.

Monumento al patriota al pie del cerro San Bernardo.

Pero, tal vez, en la zamba que bautizó “El escuadrón de infernales”, Benarós eleva con maestría al héroe salteño:

 

“Allá van esos bravos
paisanos leales
son los gauchos de Güemes
los Infernales, los Infernales. (Bis)

Chaqueta colorada
gorro de manga
boleadoras y lazo
¡huija a la carga!, ¡huija a la carga! (Bis)

Cayéndole al invasor
al tiro habrá de salir
queriendo está toda Salta
ser libre si no, morir. (Bis)

Infernales de Güemes
melena y barba,
guardamontes de cuero
¡torazos mi alma!, ¡torazos mi alma! (Bis)

Gauchos salteños sí
como no hay otros
espuelazas de fierro
bota de potro, bota de potro. (Bis)

Cayéndole al invasor
al tiro habrá de salir
queriendo está toda Salta
ser libre, si no, morir. (Bis)

Los de poncho colorado
son fronterizos cabales
no los paran ni los pumas
ni tampoco gamonales.”

 

 

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Web.

Fuentes: Portaldesalta.gov.ar/ El Tribuno/ Los Andes.

Corrección: Berenice Tello.