La capital provincial del maíz ofreció una procesión alrededor de la plaza donde además cuatro estatuas revivían cada vez que personas de todas las edades leían poemas.

Cuatro estatuas en la plaza de Naschel regalaban libros cuando les leían poemas.

Cuatro estatuas en la plaza de Naschel regalaban libros cuando les leían poemas.

Este lunes, cerca de las once, la comunidad naschelense se congregó frente a la parroquia que adquirió tal entidad en 1977, pero cuya asistencia espiritual se remonta a 1953.

En la plaza San Martín, frente al Club Social y Deportivo, cuatro estatuas quietas a pesar del frío matinal, desviaban un poco la mirada cuando el obispo, Pedro Martínez, detuvo la procesión en honor a San Antonio de Padua, para leer un poema de Urbano J. Núñez ante las blancas estudiantes de la Escuela “Elena Ossola de Horas”. Entonces, tras la lectura, la pétrea figura le regaló al prelado un ejemplar de San Luis Libro.

La tradicional fiesta patronal, que concluyó en un almuerzo comunitario pasado el mediodía, este año ofreció una original propuesta que atrajo a lectores de todas las edades.

“Nos enseñaron técnicas para poder estar quietas y no adormecernos”, contó- sin descascararse- una de las estatuas. “Es una experiencia hermosa, y más en nuestro pueblo”, expresaron las figuras, cada una adornada con paragua, rosa, vasija y abanico.

Las alumnas del secundario de Naschel se preparon especialmente para celebrar el Dia del Escritor.

Las alumnas del secundario de Naschel se preparon especialmente para celebrar el Dia del Escritor.

“Vimos a la gente muy entusiasmada con esta iniciativa”, dijo la secretaria de Turismo y Cultura de Naschel, Jaqueline Quiroga. Próximamente, la localidad junto a San Luis Libro y el Museo de la Poesía, lanzará un concurso de poesía para el bicentenario de la Independencia Argentina y en homenaje a la Puntanidad.

Por su parte, el intendente, Miguel Bértola, destacó la concurrencia a la novena que además tuvo una presentación artística y coral la semana pasada.

Durante la misa, en celebración del patrono de los objetos perdidos y para quienes buscan pareja, participó el obispo emérito de La Pampa, Rinaldo Brédice, de 83 años, que ha visitado la provincia en varias oportunidades.

El obispo Martínez celebró la misa junto a su par emérito de La Pampa, Rinaldo Brédice.

El obispo Martínez celebró la misa junto a su par emérito de La Pampa, Rinaldo Brédice.

Pasado y presente cultural

La doble iniciativa reunió a personalidades de la cultura local.

Emma Rachid es nieta del primer habitante de Naschel. “Mi abuelo compró el primer lote el 27 de diciembre de 1907 y empezó a levantar su casa. Se estableció ese día fundacional en una asamblea porque no había acta”, recordó.

Para proponer esa fecha la docente jubilada tomó datos de la Biblioteca Nacional y de la biblioteca de ferrocarriles. “Ya en 1904 Naschel figuraba en censo y con movimientos de personas que trabajaban en el ferrocarril”, precisó.

Emma escribió el himno de Naschel. “Es un agradecimiento por haber nacido acá y haber tenido a mis hijos. También para que quieran al pueblo los jóvenes. Yo he dado mi vida acá. Soy la primera alumna egresada como docente que viene a trabajar de nuevo al pueblo”, indicó.

Con misa y procesión Naschel celebró a su patrono, San Antonio de Padua, este lunes.

Con misa y procesión Naschel celebró a su patrono, San Antonio de Padua, este lunes.

Se nota que Cristián Sanmartino nació en la capital provincial del maíz por su tonada. “La actividad literaria ha resurgido y ahora tiene un empuje que antes se había perdido”, dijo el escritor que pronto publicará su primer libro titulado “Serás antes de ser”, una obra de narrativa espiritual.

“Tomo historias cotidianas. Los personajes ficticios muestran problemáticas comunes y cuando tienen la imposibilidad de salir de los problemas, el libro muestra cuál podría ser una de las formas. Se muestra la idiosincrasia de la sociedad en la que estamos”, detalló Cristián, de 36 años.

El autor considera que la calma del paisaje influye en su pluma. “Nosotros en el interior tenemos una imagen más contemplativa de las cosas, quizás porque el tiempo no nos pasa tan rápido. También el no tener mucho ruido y más espacios verdes,” contó el autor que despliega su pasión literaria entre la escritura nocturna y la investigación.

“El escritor es como un gran parlante”, consideró.

Para el festejo literario organizado conjuntamente con el municipio, San Luis Libro propuso: “Leer a otro es un acto de amor”.

Nota: Matías Gómez.

Fotos y video: Angelina Dresti.

Edición: Maximiliano Bravo de Laguna.