Maximiliano Guerrido Otín y Lihuen Cabrera son parte del equipo más federal del Mundial de Robótica que se disputará del 30 de junio al 4 de julio en Leipzig, Alemania. Uno oriundo de Villa Mercedes y el otro de San Luis conforman grupo con dos chicos de Merlo. “Queremos demostrar todo el potencial tecnológico que tiene la provincia”, aseguraron.

Lihuen y Maxi apuestan a dejar todo en la edición 2016 de la RoboCup.

Lihuen y Maxi apuestan a dejar todo en la edición 2016 de la RoboCup.

Del 30 de junio al 4 de julio, ocho puntanos buscarán subirse al podio de la RoboCup 2016: la competencia de robótica que reúne anualmente a las delegaciones más importantes del mundo. El desafío tecnológico de este año estará marcado por una circunstancia más que especial, ya que los chicos serán los únicos representantes argentinos.

A pocos días de viajar a la ciudad de Leipzig, Alemania, donde se desarrollará el mundial, los chicos calibran sensores, ajustan detalles de programación de sus robots de rescate y practican alemán e inglés, en los talleres intensivos de Robótica de Alta Competencia que la Universidad de La Punta (ULP) dicta cada fin de semana en San Luis.

Con la cabeza puesta en este apasionante reto tecnológico, los dos equipos sueñan con el momento en que pisarán la arena de juego. “Nunca imaginamos llegar a esto”, aseguran Maximiliano Guerrido Otín (17) y Lihuen Cabrera (17), quienes conforman el equipo ULP Robotics junto a los merlinos, Juan Fernández (16) y Guido Queiroz (17).

El tiempo corre y los chicos capitalizan cada minuto que pasan juntos. Y es que Maximiliano y Lihuen son de Villa Mercedes y San Luis respectivamente, mientras que Juan y Guido residen en Merlo. Sobre esta apuesta al trabajo federal, Maxi, quien en los talleres de la ULP descubrió su vocación por la mecatrónica, cuenta: “Nos organizamos lo mejor que podemos; le ponemos toda la garra. El trabajo en equipo y la comunicación son fundamentales. Son lecciones que uno aprende para toda la vida”.

Cada fin de semana los chicos se abocan al robot con el que se presentarán en la categoría Rescue Line o Rescate en Línea. Allí deberán sortear una arena plagada de obstáculos (que simula una zona de desastre) para rescatar y evacuar a una o varias víctimas, representadas por objetos recubiertos de aluminio.

“Puede parecer fácil pero es bastante complicado. Aun así, nuestras expectativas son las mejores. Ahora estamos cambiando los sensores de choque para que nuestro robot gire con ultrasonido. Esto evita que tenga tanto contacto físico con los obstáculos de la pista”, explica Lihuen, alumno de la Escuela Nº 4 “Fray Luis Beltrán”, quien se encarga del aspecto mecánico.

Por su parte, Maxi, quien viene de triunfar en la Roboliga y de participar de una edición pasada de la RoboCup, está a cargo del hardware. El desafío es enorme pero no lo desvía de su objetivo: “Queremos demostrar todo el potencial tecnológico que tiene San Luis. Viajar a Alemania es un premio pero también una gran responsabilidad. Nuestra intención es dejar todo para que nos reconozcan a nivel mundial”.

Para Lihuen, en cambio, la RoboCup de Leipzig será su primera experiencia en un mundial: “Estar entre uno de los ocho representantes argentinos me pone la piel de gallina. Siento orgullo de vivir en una provincia donde se invierta tanto en robótica; es la disciplina del futuro”.

 

Nota: Prensa Universidad de La Punta.

Foto: Axel E. Seleme.

Corrección: Berenice Tello.