El equipo cordobés obtuvo este domingo el ascenso a la Primera División al derrotar en forma agónica a All Boys por 2 a 1, en un partido válido por la 19ª fecha del torneo de Primera “B” Nacional.

Después de 12 años, Talleres de Córdoba volvió al fútbol grande de Argentina.

Después de 12 años, Talleres de Córdoba volvió al fútbol grande de Argentina.

El equipo dirigido por Frank Kudelka, invicto con 14 triunfos y 5 empates, mantuvo los ocho puntos de distancia sobre el escolta Chacarita Juniors, que hoy goleó 4 a 0 a Independiente Rivadavia Mendoza.

Un agónico tanto del experimentado Pablo Guiñazú, en tiempo de descuento, le otorgó el ascenso al conjunto albiazul, cuando jugaba con diez hombres por la expulsión del mediocampista Rodrigo Burgos y el árbitro Sergio Pezzotta –de floja labor- ya había marcado los cuatro minutos de adición.

Previamente, All Boys (complicado todavía con la permanencia con un promedio de 1,172, que le permite la 19ª colocación en la tabla de descenso) había sacado ventaja con una conquista del goleador Germán Lessman (16 tantos en el certamen). Pero el también artillero Gonzalo Klusener empató, casi de inmediato, a los 39 minutos del segundo tiempo.

En el arranque, el equipo de Floresta buscó presionar bien arriba, a pesar de sus limitaciones, ante un Talleres que no encontraba la pelota y no podía desarrollar su mejor juego.

Al elenco “Albo” le costaba llegar y profundizar hasta que Ricardo Blanco, a los 15′, exigió una buena respuesta de Herrera.

De a poco, el líder del torneo se reacomodó en la cancha, con el criterio de Ezequiel Barrionuevo, el atrevimiento de Nazareno Solís y un Gonzalo Klusener siempre expectante para aprovechar los errores de la defensa rival. Pero nunca lastimó.

En un tiro de esquina, el conjunto cordobés tuvo una clarísima a los 25 minutos: un cabezazo de Klusener se fue apenas desviado. Sobre los 34′, All Boys desperdició la situación más nítida de la parte inaugural, cuando Blanco desbordó por derecha y el frentazo de Julián Fernández se fue apenas alto.

La expulsión de Rodrigo Burgos (cometió mano con una tarjeta amarilla), a los 41′ del período inicial, condicionó la postura de un Talleres que hizo ingresar a Jerez Silva para no perder presencia en la mitad de la cancha.

Así y todo el once visitante siguió apostando al balón detenido y casi factura a los 12′, con un cabezazo de Quintana apenas desviado. El desarrollo se tornó más reñido, sin un dominador claro.

De pronto, All Boys, con más empuje que fútbol, arrinconó al conjunto cordobés. Y en ese contexto, hacia la media hora, Blanco, que no de casualidad fue el más ‘claro’ del equipo de Romero, tuvo la apertura por duplicado. Pero en ambas ocasiones contestó con arrojo el arquero Herrera, el más destacado del partido.

Hasta que a los 37′ apareció el héroe de Floresta, el goleador Lessman, que aprovechó un rebote largo del guardavallas visitante tras un tiro del ingresado Jaime. El 1-0 asomaba justo.

Pero casi de inmediato, a los 39′, surgió el otro artillero, Klusener, quien aprovechó un pelotazo de Emanuel Reinoso que encontró una tardía reacción de Losa.

Parecía sellado el empate hasta que Guiñazú encontró una pelota boyando en el área y la clavó arriba para desatar la algarabía de un Talleres que hizo poco hoy, pero que coronó su sueño de ascenso a Primera después de 12 años.

Nota y foto: Agencia Télam.