Hoy se ven los frutos de aquella acción conjunta entre el Subprograma San Luis Libro y el Programa Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción a través de la cual acercaron los libros a la naturaleza, puntualmente a las reservas naturales de la provincia.

 Quebrada de las Higueritas una de las reservas que recibió los libros para los turistas que visiten ese lugar.

Quebrada de las Higueritas una de las reservas que recibió los libros para los turistas que visiten ese lugar.

 Los libros que en su momento quedaron a resguardo de los guardaparques, adaptaron su utilidad a las características contextuales de cada zona. Si bien de manera tradicional son ofrecidos a los visitantes de las áreas protegidas de la provincia, también se dan situaciones particulares como en la reserva de Quebracho de la Legua, donde debido a la menor afluencia turística, el material tuvo otro destino. Con la colaboración del guardaparques se desarrolla una actividad social recibiendo a vecinos de la reserva y visitando las escuelas cercanas; en este marco, se utiliza un momento de la visita para leer cuentos cortos y algunas poesías.

Por otra parte y como principal atractivo en el ámbito donde están dispuestos los libros se proponen historias cortas, destacándose, por ejemplo en Quebrada de las Higueritas, “Historias de Pueblos Originarios” de Sonia A.C. de Funes y Ernesto A. Golini.

En Mogote Bayo se gestionó la visita de talleres literarios de Villa de Merlo. Esta reserva se caracteriza por ser un polo en materia de educación, ya que recibe constantemente la visita de colegios y se desarrollan dos programas educativos que son dictados por la Fundación Espacios Verdes.

“Estamos muy contentos con el alcance que ha tenido esta iniciativa y esperamos que continúe creciendo y ayudando a la difusión de los autores puntanos”. Comentó Darío Szklarek jefe del Área Conservación de Áreas Naturales Protegidas.

“Los libros en la naturaleza y la naturaleza de los libros marcan un rumbo que trasciende, para bien, los planes de cualquier gestión inicial; así se evidencia en estos espacios”, afirmaron desde San Luis Libro.

 Quebracho de la Legua, el material tuvo otro destino. Con la colaboración del guardaparques se desarrolla una actividad social recibiendo a vecinos de la reserva.

Quebracho de la Legua, el material tuvo otro destino. Con la colaboración del guardaparques se desarrolla una actividad social recibiendo a vecinos de la reserva.

 

Nota: Prensa San Luis Libro.

Fotos: Programa Biodiversidad – Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Marina Menseguez.