Vanina Pietragalla y María Laura Corso, asesoras técnicas de la Dirección de Ordenamiento Territorial y Suelos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, explican los objetivos del seminario-taller que brindan a integrantes de la Comisión de Emergencia de la Cuenca del Morro y a técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción. La capacitación inició este martes en Villa Mercedes y concluirá el próximo viernes.

 Antes del inicio del seminario, el Ministro Moleker realizó una presentación sobre la problemática en la zona de la Cuenca del Morro.

Antes del inicio del seminario, el Ministro Moleker realizó una presentación sobre la problemática en la zona de la Cuenca del Morro.

Luego de una presentación en detalle sobre la problemática en la zona de la Cuenca del Morro, a cargo del ministro de la cartera medioambiental, Cristian Moleker, se dio inicio este martes a la capacitación “Metodologías de Evaluación y Monitoreo de Degradación de Tierras Secas”. La actividad ofrece una primera aproximación sobre los marcos conceptuales de la degradación de suelos, con los cuales se está trabajando a nivel nacional.

A partir de estos contenidos, podremos transferir las principales herramientas de evaluación y monitoreo que son utilizadas por las muchas instituciones nacionales (universidades, CONICET, INTA, entre otras) que conforman el Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación”, explicó Vanina Pietragalla, asesora técnica de la Dirección de Ordenamiento Territorial y Suelos de Nación y disertante del seminario.

Sobre el desarrollo de la actividad en Villa Mercedes, destacó que se trata de un proceso totalmente participativo en el que se mostrará la metodología adoptada desde el observatorio en cuanto a evaluación de la degradación de tierras y desertificación. “Esto no quita que haya nuevas propuestas sobre cómo se abordaría esta problemática de la Cuenca. La idea es lograr un intercambio de conocimientos y buscar la ejecución de acciones que mejoren la calidad de vida de los pobladores”, aclaró Pietragalla.

Cabe mencionar que la capacitación incluye una visita al campo, en la que se aplicarán los conocimientos abordados in situ. Al respecto, María Laura Corso, asesora técnica nacional y disertante en el seminario, explicó: “Si el clima nos lo permite, el objetivo será visitar la zona afectada e implementar algunas de estas herramientas de evaluación en el territorio”. Sobre la situación en la Cuenca del Morro, indicó que se trata de un caso bastante particular y que a esta escala, no han visto algo tan grande en los últimos 20 años.

Pietragalla, en tanto, consideró que es un problema que deberá abordarse desde dos perspectivas: causas y consecuencias de los procesos de degradación y planificación de acciones que permitan revertir esta situación.

La importancia de establecer una “línea de base”

En términos generales, María Laura Corso definió esta línea como el punto de partida o estado de situación de cualquier condición que se estudie. “Es la foto actual que necesito para saber -a futuro- cómo estoy impactando en los diferentes factores del medio biofísico y socioeconómico, una vez que se realicen intervenciones con planes de forestación o manejo de suelos”, precisó.

En este sentido, subrayó: “Conocer ese nivel de impacto no es menor porque ayuda a ver si las políticas impulsadas están influyendo en aquellas áreas donde uno pretendía un cambio favorable”. Y ejemplificó: “Si con la forestación buscábamos absorber tantos litros de agua de las napas y, no logramos este objetivo por no considerar alguna variable, entonces, con una ‘línea de base’ bien construida puedo identificar cuál es esa variable en la que debo trabajar”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Corrección: Berenice Tello.

Contenidista: Marina Menseguez.