La puntana que desafió cánones y legó una trascendental investigación folclórica para el país, sólo publicó cuatro poemarios. La belleza del paisaje, el amor y la calidez de los habitantes recopilados en una edición de San Luis Libro.

El poemario de Berta Vidal de Battini publicado por San Luis Libro

El poemario de Berta Vidal de Battini publicado por San Luis Libro

Nacida en San Luis con el siglo XX, Berta Elena Vidal de Battini fue una de las pocas mujeres que se animó a desafiar los cánones sociales y siguiendo sus sueños se dedicó a la docencia, la literatura y la investigación cultural. Estudió Magisterio en la provincia y posteriormente cursó estudios universitarios en Buenos Aires.

Con sólo 24 años, publicó su primer libro de poesías titulado “Alas”. Le siguieron “Agua serrana”, en 1934, y “Tierra puntana” y “Campo y soledad” en 1937.

“Cualquiera que siga el rumbo cronológico de la poesía puntana concluirá que fue Berta Vidal de Battini quien expuso los primeros elogios hacia la naturaleza que puebla el territorio provincial y otorga a nuestros paisajes rasgos distintivos. Ella abrió la ventana hacia la vida natural y, de algún modo, sembró las bases de una tendencia que mucho tiempo después sería transitada y profundizada por Antonio Esteban Agüero, César Rosales, Polo Godoy Rojo, María Delia Gatica de Montiveros, por citar a los clásicos”, afirma Gustavo Romero Borri en el prólogo de la publicación editada por San Luis Libro.

Fue pionera en este campo literario también en Sudamérica. Contemporánea de Alfonsina Storni, Gabriela Mistral, Juana de Ibarbouru y Delmira Agustini, abrió camino a los futuros poetas y naturalistas.

Describió el San Luis cotidiano y sus bellezas naturales con una simpleza y un detalle que sólo pudo surgir del conocer y amar entrañablemente el lugar: “Berta Elena ha descubierto el paisaje puntano en su integridad territorial, lo ha expresado estéticamente y le ha dado permanencia en nuestra literatura. Así, es posible que quien no conozca una región determinada de la geografía de San Luis llegue a intuirla y a gozar de su belleza gracias a un poema suyo”, expresó María Delia Gatica de Montiveros en su libro “Pequeña Historia de las Letras Puntanas”.

La ciudad de San Luis, Villa Mercedes, San Francisco del Monte de Oro, Quines, las Salinas del Bebedero y la zona serrana fueron algunos de los protagonistas de sus poemas. También la devoción de los puntanos a los cristos de Renca y Villa de la Quebrada ocupan un lugar en su obra.

Luego de la publicación de sus cuatro libros de poemas, abandonó el oficio sin retomarlo jamás. El porqué lo hizo, es una incógnita: “Alguien podría inferir que abandonó la poesía cuando presintió que ya no tenía nada más que decir”, indica Romero Borri, y muchos podrían coincidir en que este fue el motivo.

Posteriormente, se dedicó a la investigación del folclore argentino, de cuyo trabajo surgieron excelentes documentos, entre ellos, “Cuentos y leyendas populares de la República Argentina”, cuya edición colocó al país entre los primeros de América en contar con un corpus de literatura narrativa popular.

Falleció en 1984 en Buenos Aires y su obra la trasciende, principalmente su poesía que no envejece porque es poesía de todos los tiempos.

Nota: Mariela Arrieta

Fotos: Malvina Urquiza, web y gentileza Archivo Histórico de San Luis -José La Vía.

Video: Martín Micali.

Voz en off: Matías Gómez.

Corrección: Berenice Tello.