La iniciativa de la Municipalidad de Juana Koslay tuvo una amplia convocatoria, donde 50 niños aproximadamente comenzaron a dar sus primeros pasos en la Programación. La ministra de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos, y el rector de la Universidad de La Punta, Fernando Salino, que apoyaron la propuesta con recursos técnicos y profesionales, acompañaron a los niños en su primera jornada de aprendizaje.

Niños de 4 a 12 años pueden concurrieron a la escuela de programación de Juana Koslay.

Niños de 4 a 12 años concurrieron a la escuela de programación de Juana Koslay.

El sábado desde las 9:00, en el salón del Centro Cultural de Juana Koslay, casi 50 niños comenzaron la primera clase de Programación que les permitirá incorporar, a través del juegos y ejercicios interactivos, conocimientos específicos sobre esta disciplina y en la resolución de problemas.

La Escuela Municipal de Programación fue creada por la Municipalidad de Juana Koslay y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, a cargo de Alicia Bañuelos, y la Universidad de La Punta (ULP), a cargo de Fernado Salino, apoyaron la propuesta brindando recursos humanos y técnicos para que se llevara adelante.

“Hay que apoyar este tipo de iniciativas, porque tiene un concepto atrás muy fuerte: durante 12 años, normalmente en, la escuela nos cuentan que para cada problema hay una única solución y acá los niños se enfrentan a una consigna, que para llegar a resolverla pueden encarar caminos diferentes; entonces acá en una clase de Programación, como en el resto de la vida, cada problema puede tener muchas soluciones y esto es muy bueno para el cerebro y para enfrentar a los niños con el uso de la tecnología”, explicó Bañuelos durante la visita que realizó al Centro Cultural de Juana Koslay.

La conectividad wifi y el ambiente desestructurado de la clase permitieron que los niños realizaran sus ejercicios donde se sintiesen más cómodos. “Es un ambiente distinto, distendido, con niños que están dando los primeros pasos en la Programación; es muy divertido, está bueno que plantee esto de la no unicidad de la respuesta y que sea un lugar donde puedan trabajar como quieran, solos o agrupados, en las mesas o sentados en el piso”, destacó la ministra.

El rector de la Universidad de La Punta, Fernando Salino, explicó que el trabajo en conjunto entre la Municipalidad de Juana Koslay, la ULP y el Ministerio de Ciencia y Tecnología “nos enseña mucho sobre cómo trabajar; esta es la iniciativa de un concejal y que el Poder Ejecutivo del municipio de Juana Koslay llevó adelante. Esta es nuestra función, desde la ULP, servir para que este tipo de emprendimiento se pueda concretar y el Ministerio de Ciencia y Tecnología nos acompaña muchísimo en esta iniciativa”, indicó.

Salino reflexionó sobre la iniciativa y resaltó que “tiene la particularidad de que coloca a los chicos en un espacio completamente diferente, muy libre y donde se da un fenómeno bastante interesante: acá hay muchos chicos y muchos adultos y la mayoría de los chicos sabe más que la mayoría de los adultos sobre este tema y si compitiéramos les iría mucho mejor a ellos que a nosotros lo cual le da una atmosfera distinta. Esto es integración y difusión de la tecnología, la posibilidad de usar la tecnología y desarrollar el pensamiento matemático es una experiencia fascinante”.

El intendente de Juana Koslay, Andres Vallone, explicó que el proyecto fue presentado el año pasado por el entonces concejal Daniel Poder y que fue trasformada en Ordenanza Municipal para “darle continuidad todos los años”.

“Es una iniciativa que pensamos que es un escalón más, a lo que fue en algún momento los Nativos Digitales y que hoy, con los avances de los chicos y las propias capacidades, pueden programar tranquilamente”, destacó Vallone.

El intendente expresó que “ojalá de estos chicos salgan los programadores del mañana en la provincia”. “Hay que aprovechar el apoyo de toda la estructura digital de la provincia, que ha invertido durante tantos años en esto, hoy lo estamos aprovechando todos los sanluiseños. Tenemos el apoyo de la ULP, con los profesores, y de la ministra Bañuelos, del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que nos ha dado una mayor conectividad”, resaltó.

Bañuelos,Salino, Poder y Vallone junto a los niños que asistieron al Centro Cultural.

Bañuelos, Salino, Poder y Vallone junto a los niños que asistieron al Centro Cultural.

El director de la Escuela Municipal de Programación, Daniel Poder, explicó que “en este espacio juegan y aprenden a programar, cuando uno aprende a programar lo que aprende es a pensar con un sentido de lógica, a tener un pensamiento estratégico. Si de todos estos chicos, alguno después se acerca efectivamente por vocación a las ciencias duras y a la programación, bienvenido sea, pero lo más importante y que más nos interesa es la posibilidad de que ellos aprendan a pensar”, destacó Poder.

El director indicó que “la mayoría tiene su computadora, pero en caso que no tengan les facilitamos o comparten la computadora; incluso cuando tienen algún inconveniente hay técnicos del Ministerio de Ciencia y Tecnología y de la ULP que nos ayudan a resolver los problemas para que los chicos puedan trabajar”.

En un ambiente distendido, los niños cuentan con la guía de los profesores, Jorge Buscarolo y Roxana Gremoliche, y muchas veces, colaborando entre compañeros resuelven problemas de lógica y programación en base a la plataforma propuesta en code.org, una plataforma utilizada mundialmente para introducir a los niños, través del juego, al mundo de la programación.

“Los ejercicios van avanzando en complejidad y lo van haciendo jugando, empezamos con una plataforma que es utilizada en muchos países y que nos ha servido de guía. Es muy fácil e intuitiva y van avanzando en la resolución de situaciones cada vez más complejas”, explicó Buscarolo.

El profesor detalló que el sistema permite que el niño ingrese con un usuario a la plataforma y que luego en la semana puedan seguir avanzando, ellos pueden hacer un seguimiento del progreso. “En la semana, junto a sus padres o amigos, pueden continuar jugando y aprendiendo”, agregó.

La iniciativa alcanzó el cupo de 50 alumnos y tiene a más de 30 niños en lista de espera, por lo que se está evaluando la posibilidad de abrir un nuevo turno. La propuesta está destinada a niños de 4 a 12 años y se dicta todos los sábados de 9:00 a 12:00 en el Centro Cultural de Juana Koslay (frente al Complejo “El Ave Fénix”).

 

Nota y fotos: Emanuel Lorenzoni – Prensa Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Marina Menseguez.