Regina Agüero comparte anécdotas y diálogos que atesora del tiempo compartido junto a su tío, una de las voces más altas de la literatura puntana.

“Pupi” atesora una foto donde aparece la familia Agüero. Ella está al lado del poeta.

“Pupi” atesora una foto donde aparece la familia Agüero. Ella está al lado del poeta.

Este domingo se celebra el aniversario 99 del natalicio que el propio poeta Agüero poetizó así: “Eran las siete de la mañana de un día que se insinuaba cálido y sonriente cuando mis ojos se abrieron a la claridad del mundo… las últimas cigarras de la estación sonaban en todos los follajes alborozados y felices”.  

Nacida en Merlo, Regina “Pupi” Agüero, hija del antropólogo Vicente Agüero Blanch y sobrina del poeta, comparte algunos de sus más preciados recuerdos.

Regina es profesora de artes plásticas. Desde 1973 a 1976 se desempeñó como directora del Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas “Juan Cornelio Moyano”, de Mendoza. Estuvo al frente del suplemento cultural del diario Los Andes durante 14 años. Además fue directora de Cultura de dicha provincia durante ocho años.

“Pupi” atesora una foto donde aparece la familia Agüero. Ella está al lado del poeta.

-¿Qué recuerda de su infancia en Merlo?

_Los recuerdos, en la antigua casona de mi abuela paterna, son muy felices. Disfrutaba mucho en la enorme quinta, tenía muchos chicos con quienes jugar. A los desayunos de mi abuela los sigo añorando, la leche recién ordeñada con mate cocido, el pan rasqueta con la manteca que hacía ella, Los aromas de las comidas, los atardeceres con relatos apasionante del poeta y mi padre

_ ¿Qué imagen del poeta Agüero pervive hoy en usted?

_Se me presentan nítidas sus conversaciones en largas sobremesas después de cenar, especialmente si había amigos. Su tono coloquial, campechano con ideas y valoración muy clara de lo que significa la pertenencia, la identidad, la valoración de lo nuestro, con paisaje y habitantes incluidos. El compromiso con todo lo que lo rodeaba. Si bien escribía encerrado en su escritorio muchas horas, salteando el sueño y las comidas, tenía muy presente todo lo que había y pasaba afuera, las alegría, el dolor, lo cotidiano.

_ ¿Cree que aún hay un Agüero no leído?

_Tengo la certeza que no se lo ha leído lo suficiente y que muchos que lo leyeron no le dan el valor al contenido profundo que expresa, sobre todo  lo que dice en su última etapa.

_ Ricardo Torres, recitador y amigo del poeta, cuenta que Agüero “no hablaba de otra manera. Le preguntabas algo y te respondía en poesía”, ¿qué otras particularidades recuerda de su tío?

_Era un gran conversador, con una sólida formación intelectual, a veces intercalaba a la seriedad de la charla  historias que inventaba para divertir, pero más de uno las creía y entonces el que se divertía mucho era él. Le interesaba mucho la política, siempre hacía referencia y análisis de lo que ocurría en el país pero particularmente en San Luis. Es más, armaba reuniones con quién analizar estos temas. La mayor parte del tiempo estaba en la oposición, sobre todo con los gobiernos de facto.

Regina Agüero recuerda anécdotas y diálogos junto a su tío, una de las voces más altas de la literatura puntana.

Regina Agüero recuerda anécdotas y diálogos junto a su tío, una de las voces más altas de la literatura puntana.

Regina dirigió también seis ediciones de la Feria del Libro en Mendoza. Durante ocho años fue jurado en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires para elegir el mejor libro del año. En cuatro oportunidades presidió el jurado que eligió el libreto de la Fiesta Nacional de la Vendimia. En 2010, asumió como directora de Prensa de la Secretaría de Cultura mendocina. En 2011, y hasta diciembre del 2015, fue directora de Patrimonio Cultural y Museos del Ministerio de Cultura del Gobierno de Mendoza.

 _ En una entrevista dijo usted que quisiera dejar escrito algunas cosas o enseñanzas de su vida, ¿Agüero que capítulo ocuparía?

_El haber podido, en mi niñez y  adolescencia, compartir tantos momentos con el poeta, marcaron el rumbo de mi existencia. La iniciación en la lectura, las conversaciones, los personajes que lo visitaban, los paseos… Desde muy pequeña lo cultural no me fue ajeno. Estudié arte, y siempre mi actividad tuvo que ver con lo cultural, replicando sus conceptos, valorando el pasado, lo heredado, eso que nos caracteriza y que sirve para proyectarnos hacia el futuro sin que nos diluya la globalización, convencida que tenemos algo para aportar. A esto lo heredé del poeta, de mi padre, de mi abuela.

_ ¿Que se sabe de la obra inédita?

_No sé mucho de la obra inédita, si sé que apenas él fallece lo que estaba en su escritorio fue “revisado” y algunas cosas desaparecieron.

“Pupi” fue la responsable de la organización del Primer Congreso Internacional Sanmartiniano que se realizó en Mendoza. Integró además el equipo que redactó  la Línea de Tiempo en la Ocupación del Espacio Mendocino, editado por el CFI y dirigió el Diccionario Enciclopédico de las Artes en Mendoza siglo XX.

_ ¿Cuál cree que es el principal legado de Agüero?

_ Estoy convencida que su legado es haber contribuido a darles el orgullo de la pertenencia a los que nacieron y eligieron San Luis como su lugar en el mundo.

Esteban Agüero, de cerca

Agüero por otro poeta

Agüero, el poeta de la afirmación

 

Nota y contenidista: Matías Gómez.

Fotos: Gentileza.

Corrección: Mariano Pennisi.