Poco más de 250 años pasaron de la fundación de la Parroquia “Nuestro Señor de Renca”, ubicada en el centro de la localidad, que año a año recibe la visita de miles de feligreses en las festividades religiosas más tradicionales de la provincia de San Luis. Hasta allí llegó la quinta etapa de la carrera más importante de América, que a pesar de tener tan sólo 10 años de vida, congrega a gran cantidad de seguidores.

El Tour de San Luis largó su quinta etapa desde Renca.

El Tour de San Luis largó su quinta etapa desde Renca.

En el ingreso a la localidad, un pasacalle reza: “Renca, Tierra de los Milagros”. La población del departamento Chacabuco, distante de la capital puntana a 152 km, es uno de los lugares más antiguos e históricos de la provincia.

Allí, en la coqueta plaza que desde mayo del 2005 recibe el nombre de Granaderos Puntanos en homenaje a los héroes de San Luis, se instaló la largada de una nueva etapa del Tour de San Luis.

Los habitantes de la pequeña localidad vivieron una tarde cargada de emociones. María Isabel Sosa de Palacios, con sus 86 años, salió a la puerta de su casa, ubicada justo enfrente de donde se produjo la largada. “Es muy lindo todo esto”, dijo la abuela que sin mediar conversación nos invitó a pasar a su casa para mostrarnos la imagen de la Virgen María. Luego y a paso cansino, la señora salió nuevamente a la vereda, se sentó en una reposera, en un lugar preferencial, y esperó el inicio de la competencia.

A pocos metros de la localidad, fundada en el año 1764, se encuentra la Parroquia “Nuestro Señor de Renca”, con las paredes pintadas de blanco y amarillo, emulando la bandera del Vaticano. Los dos campanarios que se alzan en busca del cielo, y son refugio de algunas palomas, fueron testigo del inicio de la etapa.

Nairo Quintana en la previa de la largada firmando.

Nairo Quintana en la previa de la largada firmando.

Las localidades de Tilisarao, Naschel, La Toma y Saladillo, vibraron con el paso de la caravana multicolor. Familias enteras al costado de la Ruta Nº 55, desafiaron los más de 37°C, refugiándose debajo de algunos árboles y exponiendo las banderas argentinas para que la suave brisa las hiciera flamear.

En la llegada a El Volcán, un nutrido número de espectadores que disfrutaba de las bondades naturales de la localidad, esperaba el paso de los fugados y del pelotón, ciclistas que emprendieron la subida rumbo a Potrero de los Funes.

El circuito semipermanente que envuelve, en un recorrido sinuoso, al dique local, recibió a los pedalistas que pasaron rumbo a la ciudad de San Luis. La cantidad de público a los laterales del recorrido alentaba el paso de los pedalistas, quienes hacían el penúltimo esfuerzo antes de los kilómetros finales.

La tranquilidad de Renca no pudo ser alterada por el paso de la caravana multicolor.

La tranquilidad de Renca no pudo ser alterada por el paso de la caravana multicolor.

En Juana Koslay, cientos de personas se agolparon al lado de los carteles publicitarios que formaban un corredor perfecto para el ingreso de los ciclistas. Los competidores avanzaban a puro pedaleo. El final tuvo todo, sprint impresionante de German Tivani, color por parte de la gente y fiesta en la coronación.

Este vieres se correrá la “etapa reina” del 10º Tour de San Luis, que tendrá un final apasionante en el Filo de los Comechingones a más de 2200 metros sobre el nivel del mar, un espectáculo digno de ser visto.

Los mejores del mundo llegaron hasta Renca para tomar parte de la prueba.

Los mejores del mundo llegaron hasta Renca para tomar parte de la prueba.

Nota: Jorge Gallego.

Fotos: Luciano Grangetto.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Jorge Scivetti.