Fue en 1954 cuando le ganó por puntos en 10 rounds a Miguel Ángel “Comeclavos” Herrera. Aquella velada en el Sporting Club Guay Curú tuvo, en el rincón del puntano, otro grande de San Luis: Ricardo “el Potro” Jofré. El recuerdo al primer campeón del mundo que dio el boxeo argentino y el único en conseguirlo luego de ser campeón olímpico, a 39 años de su desaparición física.

a

«Pascualito» Pérez frente al japonés Yoshio Shiai en el histórico combate en Tokio.

La conexión con San Luis no es antojadiza: Lázaro Koczi quien fuera descubridor del “Mono” Gatica, inició también a Pascual Pérez en el profesionalismo. Su paso por la lona del Guay Curú la noche del 54 tuvo un aire especial.

Pérez hacía su presentación ante  Miguel Ángel “Comeclavos” Herrera en 1954, poco antes de su consagración mundialista en Japón.  “Pascualito” era campeón olímpico y flamante campeón argentino de la categoría mosca. El estadio de Guay Curú fue testigo del triunfo del “León Mendocino” tras diez asaltos intensos que el propio “Comeclavos” recordó en una entrevista, tiempo atrás:

“Me preparé como nunca, hicimos diez rounds bastante buenos, el público decía que por lo menos merecía un empate. Fue la mejor bolsa que cobré en mi carrera”.

Aquella noche Herrera tuvo en su rincón a otro grande del boxeo de San Luis: Ricardo “el Potro” Jofré. “Pascualito” Pérez, merecía un conglomerado de estrellas alrededor de su figura porque así lo marcaba su estirpe, la gloria que paseó por un ring puntano y que hoy recordamos a 39 años de su muerte.

a

Pascual Pérez derriba al japonés Shiai, luego se proclamaría campeón mundial.

Se fue joven, tenía 50 años y peleó hasta los 37. Nació en Rodeo del Medio, Mendoza, el 4 de marzo de 1926. Pero es su vida deportiva la que nos ocupa y merece ser recordada hoy, en una época donde muchos reclaman el derecho a pelear un título por el mero hecho de concurrir a entrenar en un gimnasio.

Como amateur protagonizó 125 combates (debutó en 1944, antes de cumplir 18 años) y ganó 16 campeonatos, incluyendo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948. Tenía 22 años. Era zurdo pero asumía la posición de un diestro con naturalidad. “Boxeaba como los dioses, pegaba como una mula”, decían las crónicas de la época para este pequeño gigante de 48 kilos que reinó durante 6 años peleando por todo el mundo.

Como profesional realizó 92 combates. Ganó 84 (57 nocauts), empató 1 y perdió 7.  Debutó en el campo rentado a los 26 años y le dio al boxeo argentino su primer título mundial, al vencer por puntos a Yoshio  Shiai en 15 vueltas, el 26 de noviembre de 1954 en Tokio, Japón. Realizó 9 defensas exitosas entre 1954 y 1960.

a

Londres 1948: Pérez, en la final con el italiano Bandinelli.

Considerado como uno de los tres más grandes boxeadores de la historia del peso Mosca, junto a Miguel Canto y Jimmy Wilde, ingresó al Salón Internacional de la Fama del Boxeo en 1977, auspiciado por la revista The Ring. En los 90, el Salón se mudó del Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York a Canastota, localidad cercana a la “Gran Manzana” y en 1995 el IBHOF (International Boxing Hall of Fame) hizo lo mismo donde comparte honores con los argentinos Víctor Galíndez, Nicolino Locche y Carlos Monzón. Este último y Pérez son considerados los mejores exponentes de la historia del boxeo argentino. El estadio de la Federación Mendocina de Boxeo, lleva su nombre.

Este 22 de enero, queremos refrescar la memoria de su grandeza a las nuevas generaciones.

Video: Pascual Pérez: un olímpico que mostró su gloria en San Luis.

 

Nota y contenidista: Adolfo González.

Fotos y video: Internet.

Edición: Martín Micali.

Corrección: Mariano Pennisi.