La actividad se encuadró en un ciclo que ofrece la cartera social para alumnos del secundario, con el propósito de prevenir la violencia de género. La propuesta aborda las características positivas y negativas de las relaciones sentimentales con enfoque en la etapa adolescente.

El taller se ofreció para chicos de secundario en el Barrio Pucará.

El taller se ofreció para chicos de secundario en el Barrio Pucará.

En busca de evitar las relaciones conflictivas, que suelen desembocar en violencia de género, el Ministerio de Inclusión Social desarrolló este lunes un nuevo encuentro del ciclo denominado “Vínculos Sanos, Prevención de Violencia en el Noviazgo”. En esta ocasión, la charla se ofreció para alumnos de secundario de la Escuela Nº 6 “Santa María Eufrasia”, ubicada en el Barrio Pucará.

Con respecto al taller -que ha visitado más de 40 instituciones educativas-, el ministro de Inclusión Social, Gastón Hissa, explicó que “el objetivo es ofrecerles a los estudiantes una serie de ítems para que estén atentos, porque más del 75% de los casos de violencia de género registran antecedentes en el noviazgo”.

Acerca del camino recorrido con la propuesta, Hissa manifestó que “ha tenido muy buen recibimiento por parte de los chicos y crecen los pedidos de los directivos”. En ese sentido, puntualizó que a lo largo de los encuentros surgió la necesidad de establecer una vía directa de comunicación con los alumnos, por lo que se creó la fanpage de Facebook “Te Escucho. Subprograma Mujer y Comunidad”, que permite una interacción privada y personalizada con los jóvenes.

El respeto, como base de una buena relación

Durante la charla, los profesionales del Subprograma Mujer y Comunidad remarcaron que “lo que debe unir a una pareja es la confianza y el respeto”, y que “no hay que confundir confianza con el avasallamiento de la intimidad”. También, recalcaron que “jamás hay que descalificar a la pareja ni desvalorizarla”.

Explicaron que el respeto está ligado a comprender y aceptar que “la otra persona es un sujeto que desea y puede pensar diferente”, y que en las relaciones conflictivas el violento ve a su pareja como un objeto al cual puede manipular.

La violencia que no deja marcas visibles

Los expositores detallaron que tanto varones como mujeres pueden sufrir violencia psicológica y emocional, producto de la descalificación. “Esto impacta a largo plazo y las consecuencias pueden ser peores que con la violencia física, porque son golpes a la autoestima. A veces no pueden contar lo que les pasa ni ven cómo salir”, indicaron.

También, aludieron a los celos y advirtieron que “se puede pasar a un control absoluto del otro”. En ese sentido, manifestaron que “prima el individualismo, el otro es cosificado y se manifiesta una conducta posesiva”. Dijeron que en esos casos suelen intentar el control de los espacios sociales, familiares y laborales, que lleva a la pérdida de amistades, al alejamiento de los parientes e incluso del empleo. Y subrayaron que “muchas veces ya hay indicios de esas conductas en el noviazgo, que se manifiesta en el control del celular, la manera de vestir, y el aislamiento social”.

Los ejes de una pareja sana

Para construir un noviazgo con vínculos positivos, los profesionales de la cartera social señalaron que es crucial respetar los espacios propios y la individualidad. También hicieron hincapié en “ser uno mismo, cuidar al otro, confiar, la libertad, diálogo con pares y con la familia, tolerancia y creatividad”.

En el cierre, se instó a los chicos a estar atentos para detectar la violenta en sus grupos de amigos o familiares, y a pedir ayuda como factor para no perpetuar esa situación y evitar males mayores.

En caso de estar frente a una relación con rasgos violentos, se recomendó hablar del tema y buscar ayuda. Para ello, se indicó que el Subprograma Mujer y Comunidad brinda contención, asistencia y asesoramiento en el tercer piso de la ex Casa de Gobierno, por calle Ayacucho. Precisaron que también se puede consultar por teléfono a los números 2664451109 o 2664451128.

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Inclusión Social.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Rosana Freite.