Pasaron 5 meses y 27 días para el regreso de Cristian Fabbiani al fútbol, después de la extirpación del tumor cancerígeno que tenía en una de sus piernas. Su lucha y el entorno familiar le ayudaron a sobrepasar los momentos más difíciles de su vida, y lo hicieron más fuerte para que no renunciara al fútbol. Los hinchas de Sportivo Estudiantes son testigos de esa lucha que no tiene fin y que hoy suma una nueva satisfacción en su carrera. Convirtió tres goles importantes para la historia de un club que se acomoda en la segunda categoría del fútbol argentino y que hace historia para San Luis.

Fabbiani: “Es un sueño para mí; Dios me regaló otra vida”.

Fabbiani: “Es un sueño para mí; Dios me regaló otra vida”.

Fabbiani encajó como una pieza de rompecabezas en Estudiantes. Siempre de buen humor y predispuesto a los autógrafos y las fotos, se ganó un lugar en el corazón de la hinchada albiverde. “Es un sueño para mí volver a jugar, después de luchar contra el cáncer. Dios me regaló otra vida”, cuenta mientras en la concentración espera el partido ante Instituto de Córdoba, donde será titular por primera vez, informó el Departamento de Prensa de la institución.

Sobre la previa del encuentro, dijo estar tranquilo y también feliz de que su vuelta a la titularidad sea ante “la Gloria” cordobesa: “Las últimas dos veces que jugué contra ellos les hice goles”.

Aclaró que quiere disfrutar del partido y que comparte las ganas de un plantel que quiere seguir cosechando laureles, que no se conforma con haber salvado la categoría y el pase para jugar un año más en el Nacional B: “Queremos seguir llevando a Estudiantes a lo más alto. Este es un equipo ganador”.

Foto: Marcelo Lacerda.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Jorge Gallego.