Este fin de semana se correrán, en La Pampa, los 200 kilómetros del Super TC2000. El puntano Carlos Javier Merlo dialogó con ANSL en la previa a la disputa de la 8ª fecha del campeonato. “Es un circuito muy rápido donde el viento en pista corre un papel fundamental”, dijo el villamercedino.

a

Carlos Javier Merlo, presente este fin de semana en los 200 km del Super TC2000 en La Pampa.

Los 200 km de La Pampa se correrán sobre el trazado de 4148 metros de extensión en el autódromo que se encuentra próximo a las ciudades de Santa Rosa y Toay. La carrera tiene la particularidad de reunir a dos pilotos por auto.

“Es un circuito al que ya conozco, lo corrí en la Fórmula Renault 2.0 el año pasado y anduve muy bien, las expectativas son muy grandes”, fueron las primeras palabras de Merlo.

El puntano corrió la última fecha del Super TC2000 por las calles de Santa Fe donde tuvo algunos inconvenientes que él mismo se encargó de comentar:

“Es un circuito atípico y tuvimos dificultades mecánicas similares a las de San Luis. Pensábamos que era un amortiguador y se nos rompió una barra estabilizadora que va conectada a las dos parrillas delanteras. No encontrábamos el motivo y se volvió a doblar cuando fuimos al callejero de Santa Fe. Vimos que la barra se doblaba cada vez que la cambiábamos. Un buje trabado parecería ser la causa. Vamos a La Pampa con la expectativa de estar orientados por dónde pasa la falla”, señaló el villamercedino.

El piloto del FIAT Linea Nº 44 sumó sus primeros puntos al ganar una de las series en el “Rosendo Hernández”, carrera anterior al semipermanente de Santa Fe y que sirvió para la evaluación de la evolución de su máquina en un circuito:

“Entramos cuatro veces en la Q3 (reservada para los 10 mejores en clasificación) de siete fechas, cuando tuvimos suerte en el sorteo de motores como en San Luis, el rendimiento se notó desde el primer entrenamiento. Tuvimos innumerables problemas mecánicos en las distintas competencias (frenos, dirección hidráulica, fallas eléctricas) que nos impidieron sumar buenos puntos y pelear por estar en el top 10 del campeonato. Por ser mi primer año en la categoría, con un auto totalmente nuevo y siendo un equipo no oficial, el progreso se nota”, reflexionó.

Javier Merlo quiere tener una herramienta para pelear en igualdad de condiciones con cualquier corredor, para ello deberá estar dentro de un equipo oficial y tener el presupuesto acorde. Él lo sabe y dijo al respecto:

“Es dificilísimo, hay 18 butacas y 50 pilotos en condiciones talentosas y económicas para subirse a un auto de esos, pero haré todo lo posible para ganarle a ellos con lo que tengo que no es malo, para mí es muy bueno pero siempre vamos con cierta desventaja y si podemos ‘manotear’ una butaca oficial, lo vamos a hacer sin dudarlo y si no, volveremos a encarar un proyecto en un segundo año donde iremos mucho más armados con el auto más desarrollado y el equipo mejor armado porque al principio de este año hubo bastantes cambios de personal. La próxima temporada estaremos más ‘armaditos’”.

Finalmente, Carlos Javier Merlo se refirió a las características del circuito pampeano: “Toay es un circuito muy rápido, tiene tres curvas solamente y las tres son rápidas. La primera es de 150 km/h y las otras dos se encaran a 120 km/h. Son horquillas pero rápidas porque es muy ancho el circuito. Las curvas son largas, el asfalto está muy bien y vamos a ir con una puesta a punto de muy baja carga aerodinámica para que sea rápido en las rectas. También vamos a ir con un auto duro y aprovechar bien la goma sin castigarla demasiado. El viento será un factor importante a tener en cuenta, actúa similar a lo que pasa en el «Rosendo Hernández» y en clasificación tenerlo a favor o en contra puede hacer diferencias significativas y también en los frenajes», concluyó.

 

Nota y contenidista: Adolfo González.

Foto: www.super-tc2000.com.ar.

Corrección: Mariano Pennisi.