Se trata de una propuesta que recorre los colegios para generar conciencia sobre las barreras que encuentran los discapacitados para desenvolverse en diversos ambientes. La actividad está a cargo del Subprograma Protección y Promoción a las Personas con Discapacidad.

 La accesibilidad se refiere a ambientes adecuados y adaptados para discapacitados.


La accesibilidad se refiere a ambientes adecuados y adaptados para discapacitados.

El salón de eventos de la Escuela “Paula Domínguez de Bazán” fue el escenario elegido para ofrecer un nuevo encuentro del taller sobre accesibilidad que el Ministerio de Inclusión Social ofrece en los colegios capitalinos. La iniciativa busca concientizar sobre la necesidad de adaptar los ambientes para que personas discapacitadas puedan acceder y movilizarse sin dificultades.

El ministro de Inclusión Social, Gastón Hissa, indicó que “esta es una de las políticas que despliega la cartera social para difundir conceptos relacionados con la inclusión en las escuelas”. Explicó que para desarrollar el taller se monta un stand con rampas para ofrecer ejemplos prácticos a los chicos. “Por ejemplo, tiene un aro de básquet para mostrar cómo una persona en silla de ruedas es capaz de practicar deportes”, describió.

“La idea –agregó– es que desde la experiencia concreta, desde la vivencia, los chicos puedan ponerse en el lugar de personas discapacitadas y reflexionar sobre las distintas barreras que deben afrontar cotidianamente, porque los ambientes no están debidamente preparados”, remarcó Hissa.

La jefa del Subprograma Protección y Promoción a las Personas con Discapacidad, Laura Giménez, añadió que “el objetivo es la difusión y promoción de derechos”, y que “en las jornadas, además de concientizar y capacitar sobre accesibilidad, se hace foco en el trato adecuado para personas con capacidades diferentes”. 

Las barreras a superar

Durante el taller se explicó a las alumnas que es necesario ponerse en el lugar de quienes sufren una discapacidad para eliminar las barreras físicas, culturales y comunicacionales, que dificultan su autonomía en diversos ambientes.

Sobre la accesibilidad, los especialistas de Inclusión Social definieron: “Son las adecuadas condiciones del entorno que posibilitan a personas con capacidades diferentes el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana, sin restricciones, de manera eficaz, autónoma y segura. La accesibilidad comprende un conjunto de elementos encadenados que permiten acceder, usar y salir con autonomía, facilidad, y sin interrupciones”.

Acerca de las barreras físicas mencionaron los escalones, las puertas y pasillos angostos, los baños inadecuados y los interruptores fuera del alcance. En relación a las comunicacionales, detallaron la ausencia de información en lenguajes adecuados para personas ciegas, sordas, o con discapacidad intelectual (lengua de señas, braille, audiodescripción, ayudas visuales). Mientras que en lo que respecta a barreras culturales, explicaron que son los prejuicios, temores, mitos y creencias, e información errónea.

 

Nota y fotos: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Inclusión Social.

Corrección: Berenice Tello.