La propuesta recorre escuelas capitalinas y apunta a generar conciencia sobre las dificultades que encuentran las personas con capacidades diferentes para desenvolverse en lugares no adaptados. La actividad está a cargo del Subprograma Protección y Promoción a las Personas con Discapacidad.

La actividad explica a los alumnos la necesidad de ponerse en el lugar de los discapacitados para eliminar las barreras

La actividad explica a los alumnos la necesidad de ponerse en el lugar de los discapacitados para eliminar las barreras.

Con la idea de difundir el concepto de accesibilidad, que refiere a entornos sin barreras para discapacitados, personal del Ministerio de Inclusión Social puso en marcha un ciclo de talleres en escuelas de la ciudad de San Luis. La propuesta, que tuvo una pausa por el receso invernal, retomará su recorrido el próximo viernes 14 de agosto en la Escuela “Paula Domínguez de Bazán”, a las 9:30.

La jefa del Subprograma Protección y Promoción a las Personas con Discapacidad, Laura Giménez, explicó que “el objetivo es la difusión y promoción de derechos”, y que “en las jornadas, además de concientizar y capacitar sobre accesibilidad, se hace foco en el trato adecuado para personas con capacidades diferentes”.

La funcionaria contó que para desarrollar el taller se monta un stand que tiene un aro de básquet para mostrarles a los chicos cómo una persona en silla de ruedas es capaz de practicar deportes. Asimismo, emplean una rampa para circular con la silla y enfrentar el desafío. “Queremos que desde la experiencia concreta, desde la vivencia, los chicos puedan ponerse en el lugar de personas discapacitadas y reflexionar sobre las distintas barreras que deben afrontar cotidianamente”, subrayó.

Detalles de la propuesta

Durante el taller se explica a los alumnos la necesidad de ponerse en el lugar de quienes sufren una discapacidad para eliminar no sólo las barreras físicas sino también las culturales y comunicacionales que dificultan su autonomía en diversos ambientes.

Sobre la accesibilidad, los especialistas de Inclusión Social explican: “Son las adecuadas condiciones del entorno que posibilitan a personas con capacidades diferentes el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana, sin restricciones, de manera eficaz, autónoma y segura. Esto comprende un conjunto de elementos encadenados que permiten acceder, usar y salir con autonomía, facilidad y sin interrupciones”.

Acerca de las barreras físicas, mencionan a los escalones, las puertas y pasillos angostos, los baños inadecuados, y los interruptores fuera del alcance. En relación a las comunicacionales, detallan la ausencia de información en lenguajes adecuados para personas ciegas, sordas, o con discapacidad intelectual (lengua de señas, braille, audiodescripción, ayudas visuales). Mientras que en lo que respecta a barreras culturales, hacen hincapié en los prejuicios, temores, mitos y creencias, e información errónea.

 

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Inclusión Social.

Corrección: Berenice Tello.

Contenidista: Emilce Martínez.