En un Estadio “Nacional” colmado, la Selección Argentina dirigida por Gerardo Martino cayó ante la “Roja” en la definición desde el punto penal por 4 a 1  y se coronó campeón, por primera vez en su historia, de la Copa América. En el tiempo regular y el alargue, el encuentro había finalizado sin goles.  

Chile es el campeón de la Copa América.

Chile es el campeón de la Copa América.

La Selección sigue sin poder ganar un título y ya van 22 años. Era la gran ocasión, pero otra vez acabó en frustración esta Copa América. La Argentina cayó ante Chile 4-1 por penales, luego de igualar 0-0 en los 120 minutos. Los locales consiguieron el primer título de su historia en el Estadio “Nacional” de Santiago.

La Argentina jugó un flojo partido y no pudo quebrar a Chile. En los penales, no hubo caso: “Pipita” Higuaín desvió su remate y a Banega el arquero Bravo se lo atajó. Alexis Sánchez, con una exquisitez, bajó el telón de otra noche negra para la Argentina. Lionel Messi lucía azorado en el medio de la cancha, era pura frustración. Tras un buen primer tiempo, Leo casi no apareció en el resto del partido. Marcó su penal, no mucho más en el día en que buscaba su primer título con la selección mayor.

Es el sentimiento de los jugadores argentinos, un lamento grande por dejar escapar otra posibilidad. Hace un año, la selección perdió la final del Mundial ante Alemania. Peleó y perdió de pie ante una selección de gran jerarquía. Esta vez, de nuevo quedó en el segundo lugar, pero en una noche en el que su juego no estuvo a la altura de lo esperado y contra un oponente de menos quilates.

Los recuerdos de la Copa América de Ecuador 1993 seguirán vigentes. Es aún el último título de la Argentina, aquel obtenido con el “Coco” Basile como técnico. Ya van seis finales sin poder revertir la historia. Mascherano, quien jugó los últimos minutos lesionado, es consciente que el tren volvió a pasar y, a los 31 años, quién sabe si volverá a verlo. Brotan sus lágrimas, el corazón herido del gran referente del seleccionado en los últimos años.

Gerardo Martino asumió en la Selección en agosto del año último. Tomó a un plantel revitalizado por el segundo puesto en Brasil 2014 e impuso su línea de juego, más la vuelta al plantel de Carlos Tévez, prácticamente un actor de reparto, quien hoy en la final ni siquiera entró, y con mayor protagonismo de Javier Pastore, quien no era tenido en cuenta por Sabella. Fueron seis partidos en la Copa América, pero, salvo la goleada ante Paraguay y el buen partido contra Colombia, el juego del equipo quedó en deuda.

La Argentina cuenta quizá con la mejor generación de futbolistas de su historia, hombres en los principales clubes del mundo. Sin embargo, en la Selección, se mantiene la deuda. Hay desafíos por delante: la Copa América del año próximo por los 100 años de la Conmebol, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, la Copa Confederaciones 2017 si Alemania es campeón de la Eurocopa y el Mundial de Rusia. Por lo pronto, en octubre comenzarán las eliminatorias sudamericanas. Otra vez, no se pudo y el corazón sigue herido.

Fuente y foto: La Nación.

Corrección: Mariano Pennisi.