Tras la espectacular salida de pista de Daniel Bassi, que felizmente no tuvo grandes consecuencias para él, en la final de la Clase 2, el piloto fue trasladado al Hospital San Luis para los controles médicos de rutina. “Sólo fue un fuerte golpe”, le dijeron sus allegados a ANSL.

a

El auto de Bassi “vuela” en el “Rosendo Hernández”. Sólo fue un fuerte golpe para el piloto.

Daniel “el Nono” Bassi largó 22º la final de la Clase 2 del Turismo Nacional. Fiel a su estilo, quería dar espectáculo ante su gente en la 6ª fecha corrida en el Autódromo “Rosendo Hernández”.

Al transitar la cuarta vuelta protagonizó un espectacular accidente: el Renault Clío nº 36 del puntano se tocó con otro competidor, en uno de los tantos “chapa a chapa” que se producen en la categoría más competitiva del automovilismo argentino.

El auto de Bassi se fue de pista en una de las curvas del circuito, golpeando contra el talud de contención formado por un cordón de neumáticos, que hizo que la máquina rebotara y volara por el aire con el consecuente impacto para el piloto, afortunadamente sin consecuencias más que el duro golpe recibido por la desaceleración producida.

Rápidamente fue atendido por el servicio médico quien le colocó un cuello ortopédico. Luego fue derivado al Hospital San Luis para una mejor evaluación de su estado.

“Le efectuaron una tomagrafía de tórax y columna de la que salió todo normal, posteriormente, una resonancia magnética cervical y lumbar para descartar cualquier lesión” le dijo a ANSL Matías Balmaceda, amigo del piloto.

“Su estado clínico es bueno según dijeron los médicos, estará en observación unas horas porque así lo requiere el protocolo en estos casos, está consciente, hemos hablado. Lógicamente le duele todo, producto del ‘latigazo’ por la desaceleración tras el golpe contra el talud. Él está bien, no es más que un traumatismo de columna, agradezco en su nombre la preocupación y el interés por su estado de salud”, concluyó Balmaceda.

Nota/contenidista: Adolfo González.

Foto: www.apat.org.ar