240 historias diferentes tiene este torneo de fútbol infanto-juvenil dónde todos quieren ganar y sueñan con llegar a la consagración corriendo tras la pelota. 

a

Un alto para almorzar y despues, a seguir jugando.

El 1° Torneo de Fútbol Infanto-Juvenil reúne a las cinco ligas que componen el semillero del fútbol puntano.

Sebastián juega de ocho en el club Pringles de Santa Rosa e integra la Selección del Valle del Conlara y le dijo a ANSL: “Es una experiencia más que voy a tener en mi carrera y es un muy lindo torneo”. Muy concentrado estaba que lo único en qué pensaba era en ganar el siguiente partido.

Para ganar hay que marcar goles, y de eso sabe Emiliano, el “9” del Sportivo Pringles de Villa Mercedes que juega en la sub15 del seleccionado mercedino: “Hice un gol, me erré unos cuántos”  se justificó enseguida.  “Lo importante es estar ‘ahí’”, sin dudas, pinta para ser un goleador y ya sabe enfrentar a los micrófonos.

Un chiquitín pecoso de nombre Jeremías, corría por el predio tras el almuerzo y sentenció: “Quiero salir campeón”. Después nos enteramos que tiene 10 años, volante por derecha en  Aviador Origone e integra la sub 13 mercedina. Tenía despliegue, porque se hizo tiempo para sus “juegos” entre tanto “fulbo” dando vueltas.

Francisco, lateral por derecha en la EFI Juniors del departamento Dupuy, se hizo cargo del lugar dónde estaba: “Soy consciente que acá están los mejores de la Provincia en mi categoría (sub15) y que estoy entre ellos, aunque hay muchos que juegan bien”, se sinceró con humildad.

Entre tantos técnicos y reclutadores de talentos, nuestro ojo avezado pudo captar la esencia de lo importante: 240 chicos que además de jugar a la pelota, querían divertirse.

Nota: Adolfo González

Fotos: Luciano Grangetto

Video: Guillermo Ramón

Edición: Maximiliano Bravo de Laguna