El gobernador de la Provincia, CPN Claudio Poggi, puso en marcha la primera de las nueve empresas que se inauguraron este miércoles en la localidad. Los socios construyeron su propio local y vendían prepizzas hace tres años. En la actualidad, además de la fábrica, tienen otra sucursal y están certificados como panadería saludable.

Se puso en marcha la primera de las nueve empresas que se inauguran este miércoles en la localidad.

Se puso en marcha la primera de las nueve empresas que se inauguraron este miércoles en la localidad.

Este miércoles, en La Toma, a las 18:15, en el Barrio El Bordo, ubicado en Avenida 7 de Mayo, en la manzana 64, casa 5, el primer mandatario, CPN Claudio Poggi, inauguró  “D&L Panificadora” en el marco del Programa Nuevas Empresas de Jóvenes Sanluiseños.

Asistieron el jefe del Programa Nuevas Empresas, Guillermo Araujo; el intendente de La Toma, Francisco Cornejo; la ministra de la Vivienda, Cecilia Lucero; funcionarios y familiares de los jóvenes empresarios.

“D&L Panificadora” se refiere a las iniciales de los nombres de los socios Diego Arias (29) y Luis Camargo (29). “Yo vendría a ser la ‘y’”, afirma sonriente Gisela Celina (28), hermana de Diego y esposa de Luis. Hace siete años, ladrillo por ladrillo, los socios levantaron el local actual. Cuatro años después, a los hombres los echaron de una fábrica. Con el dinero de la indemnización surgió la panificadora. Vendían solamente prepizzas. Mediante el Programa, invirtieron el crédito en un horno y actualmente elaboran hasta masas finas. Además, están certificados como panadería saludable “Menos sal, más vida” y hace tres meses abrieron otra sucursal de ventas, en el centro de la localidad.

“Empezamos muy de abajo, con mucho esfuerzo y trabajo. Con ganas de llegar a ser grandes y llegar a ser una empresa conocida”, compartió emocionado Luis. “El primer año creo que dormíamos cuatro horas por día”, indicó durante la apertura formal de la empresa Nº 627.

Luego, Poggi recorrió el local con techo de madera. “La aspiración de ustedes tiene que ser el horno rotativo”, les aconsejó el gobernador, quien recordó cuando trabajaba en una trinchadora, como ayudante.

Los socios construyeron su propio local y vendían prepizzas hace tres años.

Los socios construyeron su propio local y vendían prepizzas hace tres años.

Diego describió que con harina refinada en tres ceros (ideal para panes, por su propiedad leudante), por día producen 150 kilos de pan, 40 kilos de raquetas, 25 kilos de facturas.

La guía, Patricia Funez, explicó que la empresa correspondiente a la tercera edición surgió por la aceptación de sus productos. “La demanda fue creciendo, les hacía falta más equipamiento”, dijo.

El teléfono para solicitar el servicio es 422158.

Nota: Matías Gómez.

Fotos: Luciano Grangetto.

Video: Juan Moyano.

Edición: Maximiliano Bravo de Laguna.