Mario Ciotti vive de un modo especial el regreso a las Islas. Cuando el sábado aterrizó en Mont Pleasant, sus primeras horas transitaron entre los sentimientos de tristeza y congoja. El silencio se había transformado en el compañero elegido para sortear la angustia del momento, silencio que cedió su lugar para que vuelva a las amables charlas con sus compañeros.

La llegada al Cementerio Argentino de Darwin lo encontró, en un primer momento, con sentimientos similares al momento del aterrizaje, “es una situación de mucha congoja” repitió 48 horas más tarde de la primera enunciación de esa frase.

Mario, al igual que sus compañeros, buscó a sus compañeros caídos entre las lapidas de Darwin

Mario, al igual que sus compañeros, buscó a sus compañeros caídos entre las lápidas de Darwin.

Recorrió las tumbas de los soldados argentinos buscando a cuatro de sus compañeros. Solo a uno de ellos pudo encontrar, los demás están bajo la amarga leyenda, “Soldado Argentino Solo Conocido Por Dios”, se mantuvo en silencio frente a la lápida del camarada caído “todos dejamos nuestro homenaje acá, cada uno a su manera, de acuerdo a sus creencias y costumbres”.

Que haya cambiado el tiempo de modo tan abrupto durante la día, cambiando el viento y la lluvia de la mañana por el clima agradable del mediodía, cree que no es casualidad. “Según nos dijeron nuestros compañeros que vinieron en el contingente anterior, una vez que uno esta acá, se siente más fortificado y aliviado, es muy probable que sea así”.

Reconoce que su vida ha cambiado para siempre desde Malvinas. Defendió las Islas desde Monte Londres, convivió con la incertidumbre de la guerra mientras luchó y el contexto que vivió en aquel momento fue complejo, las situaciones climáticas adversas, el armamento que no estaba en condiciones, “no hacía que esto de la guerra fuera beneficioso”.

Este veterano sanluiseño considera a Darwin como un lugar emblemático, donde están descansando todos nuestros héroes, más allá de la situación particular de cada uno, que busca el  lugar desde donde enfrentó la batalla, el cementerio logra una unión particular entre todos los excombatientes. “Creo que tenemos una deuda con todos estos muchachos que han quedado en este suelo”, comenta mientras vuelve a recorrer ese lugar que desde hace 33 años esperaba encontrar.

Enviados especiales:

Nota: Diego Masci.

Fotografía y edición: Marcelo Lacerda.

Video: Marcelo Lacerda – Diego Masci.