Héctor Vaca suele tener siempre una sonrisa amable para recibir a sus interlocutores y una canción para entretener a sus compañeros. Este jujeño que combatió en Malvinas con el Grupo de Artillería 121, proveniente de Entre Ríos y que desde hace años vive en San Luis, no pudo contener la emoción cuando recorrió el cementerio argentino en Darwin.

Héctor Vaca conserva el gorro de lana y la bufanda que usó en 1982 cuando vino a Malvinas

Héctor Vaca conserva el gorro de lana y la bufanda que usó en 1982 cuando vino a Malvinas.

No recuerda claramente el nombre de algunos de sus compañeros del ’82, pero en la recorrida del lugar se encontró con la tumba de aquel que define como “Romero”, un camarada de aquella lucha que estaba en Paso de los Libres antes de llegar a las Islas a quien él, desde su posición, asistía con alimentos y pertrechos.

La visita al cementerio se hizo esperar 33 años, una espera larga e interminable que Héctor Vaca festeja que haya llegado a su fin. “Necesitaba venir a Darwin. Todos tenemos eso que se llama el trauma de la postguerra, y es verdad, muchas veces a la noche me pongo a pensar en lo que pasó. Creo que esto me va a hacer muy bien… Como decimos todos, venimos para sacarnos una duda que teníamos acá adentro y ahora ya nos vamos más reconfortados, más tranquilo, para volver a nuestra provincia” comenta.

Héctor sigue recorriendo las diferentes tumbas del cementerio. Cada tanto detiene su andar para sacar alguna foto que piensa llevar para mostrarle a su mujer e hijas. Las recorre con la bufanda y el gorro que lo acompañó durante la guerra, lo hace con la camiseta de su amado Racing, “a esta le voy a poner, estuve en Malvinas, la voy a guardar y no se usa más”.

Enviados especiales:

Nota: Diego Masci.

Fotografía y edición: Marcelo Lacerda.

Video: Marcelo Lacerda – Diego Masci.