La explosión de una cañita la hirió y tuvo que ser atendida en el Hospital de San Luis. Fue el único caso que recibió la guardia del centro asistencial de la capital en la noche del 24 de diciembre.

Cuarenta minutos después de la medianoche, el Hospital de San Luis recibió el único caso de accidente por pirotecnia durante la noche de Navidad. Se trató de una chica de 14 años que resultó herida en un ojo cuando la alcanzó la explosión de un juego de pirotecnia.

Después del hecho que se produjo pocos minutos después del brindis familiar, los padres se dirigieron de inmediato al Hospital de la capital puntana donde la joven fue atendida por un traumatismo que la explosión del artefacto le causó cerca su ojo derecho.

Según contaron sus padres, la herida la ocasionó una cañita voladora que se disparó en dirección contraria, que pegó en su tabique y la explosión alcanzó parte de su ojo derecho.

“La menor ingresó con un traumatismo menor en la parte ocular, que por el momento no reviste preocupación alguna. De todos modos estamos evaluando una posible lesión en su ojo, pero por suerte totalmente menos”, comentó Adrián Di Carlo, el profesional de turno en la guardia en la noche del 24 de diciembre.

El médico explicó además que la guardia recibió varios casos desde el punto de vista clínico y que no se repitió otro hecho por heridos de pirotecnia en las horas posteriores.