Con la largada simbólica de una nueva edición del Rally de San Luis comienza un apasionante capítulo en la rica historia del automovilismo puntano y nacional.

La XXII segunda edición del Rally de San Luis comienza un nuevo capítulo en la rica historia del automovilismo puntano y nacional.

Con una nueva edición del Rally de San Luis comienza un apasionante capítulo en la rica historia del automovilismo puntano y nacional.

A pesar de que Córdoba posee hace años la exclusividad en cuanto al rally mundial y Mina Clavero es considerada la capital del rally argentino gracias a su ícono Jorge Recalde, San Luis tiene un mérito inigualable, fue la precursora de la categoría a nivel nacional.

El 24 de marzo de 1979 se puso en marcha la primera Vuelta de San Luis, prueba válida por la primera fecha del campeonato nacional de rally. La competencia quedó en poder del sanluiseño Carlos Garro.

La organización de esta competencia, con un formato totalmente distinto al que se conocía en nuestro país, salió perfecta y causó toda una revolución, tanto así que el ACA le otorgó a San Luis durante otros dos años: 1980 y 1981 el privilegió de organizar la apertura de la temporada, tal y como sucederá hoy. Ya para está época el campeonato nacional pasó a llamarse Rally Argentino de la mano de Jorge Recalde.

La segunda edición entre el 2 y 3 de febrero de 1980 quedó en poder de Francisco Alcuaz, Garró no pudo largar ya que haciendo el reconocimiento tuvo un accidente cerca de San Francisco. El “Pájaro”  volvió al triunfo en el ’81 con la III Vuelta de San Luis.

En el ’82 aparece la figura de Recalde, que a bordo de un Renault 18 gana la general, el “Cóndor” repite en el ’84, ya que en 1983 no se corrió.

Ernesto Soto, tío de Gustavo Franchello, el actual navegante de Miguel Baldoni copó el escenario en la década del 80’al vencer en cinco rallies consecutivos. El “cabezón” aún hoy es quien mas carreras ganadas en San Luis tiene.

Entre las curiosidades del rally en San Luis se encuentra el debut absoluto del ídolo futbolístico puntano, Juan Gilberto Funes. El “Búfalo” corrió en la novena edición en 1990 a bordo de un Ren-ault 12, esa competencia quedó en poder de Jorge Bescham con un Fiat Regatta ’85 y Funes finali-zó decimosegundo.

El mundo del automovilismo recordará para siempre el 18 de diciembre de 1994. Ese día Carlos Menem Junior, navegado por Víctor Zuchini, ganaría su última competencia oficial antes de morir en un accidente aéreo.”Carlitos” hizo debutar en el Rally de San Luis “400 años de su fundación” el Peugeot 405 Mi16 y luego de tres agobiantes jornadas se adueñó de la general sin atenuantes. Además y pese al quinto puesto en la general, Gabriel Raies logró su décimo título argentino, esa vez en la clase 3.

Entre el 2002 y el 2008 el Rally de San Luis entra en una nebulosa, una deuda del ACSL no saldada ante la CDA y Rally Argentino privó a los puntanos de ver a la categoría durante seis años.

Pero en el 2008 el problema quedó resuelto y el ruido de motores volvió a las serranías puntanas, recibiendo la 3ª fecha del Rally Argentino. Y fue en esa oportunidad que Gabriel Pozzo se sacó la mufa y consiguió el primer triunfo luego de varias temporadas de sequía, dándole además el primer éxito a la versión 2008 del Subaru Impreza.

El actual campeón Federico Villagra tiene tres triunfos en suelo puntano: ganó en el 2002,2009 y 2013.

A partir del 2010 apareció en escena Miguel Baldoni, el joven que con tres victorias consecutivas-2010, 2011 y 2012- le devolvió la mística del rally a los puntanos, la misma que habían forjado con sus proezas volantes como Carlos Garro, Carlos Bassi o el legendario Federico “Feco” Schmid.

Por todo esto es que hoy San Luis, su rally, su gente y sus pilotos comienzan a escribir un nuevo pedacito de historia.