Con voces excelentes, actuaciones impecables y un  relato que no solo describe la historia argentina en esa época, sino que marca además un drama basado en el personaje mítico de la cultura porteña, la “Rubia Mireya”; la obra fue ovacionada de pie en una sala Hugo del Carril colmada.

Pepe Cibrián Campoy escribió este melodrama, donde “Mireya”, es la heroína

Pepe Cibrián Campoy escribió este melodrama, donde “Mireya”, es la heroína

Una obra costumbrista y con música de tango, Pepe Cibrián Campoy escribió este melodrama en donde “Mireya”, la heroína; tal como se acostumbra en este género teatral, afronta una seria de dificultades típicas del mundo machista de la época, empujándola a una vida de sufrimiento.

Mireya interpretado por Gabriela Bevacqua (Drusila en Calígula, protagonista de Mamma Mia, El fantasma de Canterville, Desde el sillón), junto a su amigo Miguel, protagonizado por Leandro Gazzia, en una actuación memorable; sueñan con ser artistas y escapar de una vida de conventillos para ser grandes estrellas en el mundo del espectáculo porteño.

El escenario contó con una iluminación excelente, que hacía las veces de escenografía, jugando con las sombras; mientras los artistas salían al escenario y llenaban con su voz el teatro. El público estuvo todo el tiempo atento a la obra.

El vestuario y escenografía a cargo de Rene Diviú, la coreografía por Esteban Domenichini, la dirección de actores y puesta en escena de Damián Iglesias y la dirección general de Pepe Cibrián Campoy, marcando su excelencia en la dirección de actores.

Un gran musical de tango de Cibrian – Mhaler, una obra de nivel internacional, con grandes actuaciones, excelentes voces, talentosos bailarines dejó al público encantado, con giros en la historia que sorprendieron a los presentes en un final inesperado para todos.

La obra fue ovacionada de pie en una sala Hugo del Carril colmada.

La obra fue ovacionada de pie en una sala Hugo del Carril colmada.

 

Nota Juan Sarmiento -Prensa Ministerio de Turismo y las Culturas

Foto: Alejandro Lorda