La segunda edición de A Toda Pila que lleva adelante el Ministerio de Medio Ambiente no sólo sorprendió por la cantidad de chicos y escuelas participantes, sino también porque algunas divisiones que ya habían concursado el año pasado volvieron a hacerlo este año recolectando aún más pilas y baterías.

“El Plan persigue tres grandes objetivos: el de recabar pilas y baterías en desuso para darles una correcta disposición, fomentar el uso de aquellas que no tienen mercurio y generar conciencia en  los chicos que realizan la tarea de acopio y sus comunidades. Al ya haber concluido la segunda edición de este Plan podemos decir que hemos cumplido muy satisfactoriamente las metas propuestas”, evaluó la ministra, Daiana Hissa.

El gobernador con alumnos del secundario

El gobernador con alumnos del secundario

Este año los chicos de los dos últimos años del secundario de diferentes puntos de la Provincia recolectaron 14.376,388 Kg, aproximadamente 14,5 toneladas, de pilas y baterías en desuso, evitando la contaminación de 98.890 millones de litros de agua, equivalente a casi 21 diques Potrero de los Funes. En 2013, durante la primera edición del Plan, se habían recolectado 11 toneladas.

 

Gratas sorpresas

Persiguiendo un sentido de equidad, la premiación se dividió por departamentos y, aparte, se contaron las ciudades de San Luis y Villa Mercedes.

En el conteo surgieron gratas sorpresas. En el departamento San Martin el Centro Educativo Nº 18 César Rosales se consagró ganador en ambas ediciones: recolectó 320,984 Kg. en 2013 y 788,400 Kg. este año.

En el departamento Ayacucho el 6º año B de la Escuela Técnica Nº 29 Comandante Luis Piedra Buena de San Francisco recolectó en la primera edición del Plan 469,165 kilos y este año casi igualó con 440,475 Kg.

En Chacabuco, los chicos de  5º A y B del Colegio Nº 27 Doctor Eleodoro Lobos de Concarán recolectaron el año pasado 281,274 Kg. Este año, ya cursando 6°, se superaron a sí mismos alcanzando a sumar 435, 575 Kg.

En Nogolí, departamento Belgrano, en 2013 el 5º año del Centro Educativo Nº 25 Justo José de Urquiza recolectó 29,87 Kg. y este año sorprendieron con 244,185 Kg.

Las escuelas de la ciudad de San Luis no fueron la excepción. El Instituto Santo Tomas de Aquino recolectó 698,702 Kg. en 2013 y, este año, superaron la tonelada: 1337,085 Kg reunidos de pilas y baterías.

Todo el material se entregó en botellas plásticas otorgando al material contaminante que contienen el primer aislante. Estas botellas son trasladadas a Hormigonera Puntana quienes inertizarán estos materiales al colocarlos en bloques de hormigón.

 

Nota y fotos: Ministerio de Medio Ambiente, Paula Kraliczek