Con sólo 14 años, el alumno de la Escuela de Talentos de la ULP se coronó campeón sudamericano juvenil en Uruguay, alcanzó el título de Maestro Internacional y se metió en la historia grande del ajedrez nacional.

El puntano por adopción arrasó con todo en el Sudamericano Juvenil de Uruguay

El puntano por adopción arrasó con todo en el Sudamericano Juvenil de Uruguay

Difícilmente Pablo Acosta pueda borrar de su mente las imágenes y situaciones que vivió durante el XI Festival Sudamericano Juvenil de Ajedrez, que se disputó la semana pasada en Montevideo, Uruguay. Fue allí, donde con una performance más que destacable, logró ganar las nueve partidas disputadas, se consagró campeón sudamericano y alcanzó el sueño de cualquier ajedrecista: se convirtió en el Maestro Internacional más joven de la historia argentina.

Nacido en Salta y adoptado ajedrecísticamente por la Escuela de Talentos de la Universidad de La Punta (ULP), Pablo logró, con sólo 14 años, tener una impactante carrera en el ajedrez del país y del continente.

El camino al gran sueño

El XI Festival Sudamericano Juvenil disputado en Uruguay fue el trampolín que utilizó  Pablo para alcanzar su sueño. En la categoría Sub 18, logró una actuación sin precedentes, donde con una actuación de 2840 puntos ganó las nueve partidas disputadas, sumó 112 ELO en el ranking y se colgó la medalla de campeón sudamericano.

Esta performance permitió al joven obtener, de manera directa, el título de Maestro Internacional que otorga la Federación Internacional de Ajedrez. De esta forma, se convirtió en el ajedrecista más joven de la historia del país en lograr este título. Así se quedó con el récord que tenía Alan Pichot, quien lo había conseguido dos días antes de cumplir los 15 años.

Como si esto fuera poco, durante la competencia en Uruguay, Pablo también obtuvo la medalla de oro en la modalidad Blitz del Sudamericano. Allí, en las partidas rápidas,  obtuvo 6 de los 7 puntos en juego.

Una vida dedicada al ajedrez

A los cinco años conoció el juego ciencia y comenzó a trazar un camino plagado de éxitos y experiencias enriquecedoras. Con seis años obtuvo su primer torneo nacional y abrió sus puertas al ajedrez internacional. De los siete a los nueve años se apoderó tres veces consecutivas del certamen Panamericano, luego, sin decidirlo y por falta de apoyo y posibilidades, se alejó del ajedrez hasta cumplir los 12.

Fue allí donde el programa Ajedrez de la ULP apareció en su vida para invitarlo a participar de clases con los Grandes Maestros Gilberto Hernández y Diego Flores. Poco tiempo después, Pablo se federó en San Luis, comenzó su etapa en la Escuela de Talentos y volvió a hacer lo que más le gusta: jugar al ajedrez.

Otros logros

En 2013, tras consagrarse campeón en el Nacional Sub 14, subcampeón en el Panamericano Sub 14 de Brasil y tercero en la categoría Sub 18 del mismo certamen, Pablo fue elegido “Revelación” en los premios Clarín de ese año.

 

Nota y foto: Prensa Universidad de La Punta