El legendario ajedrez representa una de las promesas de futuro de la educación de San Luis.

Este juego que registra entre sus ancestros más antiguos al chaturanga (jugado en la India desde el año 280 aproximadamente) y el shatranj (jugado en Persia), ha permanecido a lo largo de los años y cobrado cada vez más prestigio entre las diversas culturas.

Llega a occidente de la mano de los árabes que invaden la península Ibérica (siglo VIII) y a América de la mano de los españoles cuando conquistan nuestro continente.

En su evolución ha recogido elementos propios de los pueblos que lo adoptaron y de los tiempos en los que se desarrollaban, pero el espíritu inicial y estructura central permanece intacta. El ajedrez ofrece la posibilidad de pensar estratégicamente para resolver problemas en el medio de un campo lúdico de batallas, aunque las piezas con las que se juega han representado elementos “de guerra” diferentes conforme el entorno en el que se ha jugado, tal es lo que se relata sobre los alfiles, que para los persas eran elefantes (al pil : el elefante), para los árabes representaban a los camellos y para el mundo medieval a los obispos.

El ajedrez hoy es mucho más que un juego, es considerado un ejercicio de infinitas posibilidades para la mente, por lo que se encuentra desde hace por lo menos 50 años en el currículo escolar de varios países (como en el caso de Rusia por ejemplo); es considerado también un deporte y reconocido como tal, es un entretenimiento que favorece la socialización y trae importantes beneficios para la salud.

En San Luis, el ajedrez es un elemento clave del ecosistema digital integral, enfocado en el desarrollo de los estudiantes para la Sociedad de la Información y el Conocimiento, que crece en la provincia con el apoyo de la Universidad de La Punta. Se introdujo en las escuelas en el año 2006 (después del campeonato mundial que se realizó en el 2005 en Potrero de los Funes) y a la fecha (agosto 2014) a través del Programa Ajedrez Escolar Inicial (AEI), se atiende a 25.469 estudiantes provenientes de 226 escuelas. También es parte de esta apuesta, el área social de ajedrez (desarrollada desde el programa) que entre otras cosas enseña ajedrez a ciegos, privados de libertad y jubilados. Se estima que el 85 % de la población de San Luis de entre 7 a 22 años juega ajedrez y que la Universidad en 9 años ha enseñado a jugar a más de 190.000 sanluiseños.

En San Luis, el ajedrez es un elemento clave del ecosistema digital integral, enfocado en el desarrollo de los estudiantes

En San Luis, el ajedrez es un elemento clave del ecosistema digital integral, enfocado en el desarrollo de los estudiantes

¿Qué aporta el ajedrez?, ¿Qué avala tan larga trayectoria?, ¿Qué es lo que lo mantiene vigente a lo largo del tiempo y lo convierte en una promesa de futuro?

• El Ajedrez es una Herramienta Didáctica

Muchos son los beneficios probados en torno al aporte del ajedrez en el proceso educativo, sobre todo en los aspectos vinculados al desarrollo de la inteligencia emocional, facilitadora de lo cognitivo y de las capacidades mentales transversales, necesarias para desempeñarse en todos los ámbitos de la vida.

En términos generales podemos decir que el ajedrez mejora la concentración, el pensamiento crítico, el razonamiento abstracto, la resolución de problemas, el reconocimiento de patrones, la creatividad, la capacidad de análisis y síntesis, la capacidad de planificar estratégicamente, de tomar decisiones, de desarrollar un plan de acción con flexibilidad, etc.

En palabras de teóricos reconocidos destacamos que el ajedrez

• Hace un gran aporte a la educación, pues inherentes en el están los principios básicos de teoría del aprendizaje: memoria, reconocimiento de patrones, toma de decisiones y refuerzo. (Artise,1993).

• Es una excelente mezcla de “toma de decisiones” y “resolución de problemas” en un sistema cerrado (Horgan 1988).

• Limita la acción del factor “suerte”, enseña la importancia de planificar por lo que requiere coordinar “razón” con “intuición” (Hall, 1983)

• Es una oportunidad para todos los estudiantes y no solo para los más exitosos, (Hall,1983)

Investigaciones recientes realizadas en universos significativos de estudiantes de diferentes partes del mundo reafirman que el ajedrez en el aula impacta favorablemente en la capacidad de comprender situaciones y resolver problemas (Gaudreau, Canadá:1992), provocando mejoras significativas en el desarrollo del pensamiento crítico y creativo (Ferguson New York y Pensilvania:1983; Venezuela: 1992) incluso en estudiantes con necesidades educativas especiales ( Ferguson Bradford: 1979, 1983 y 1995 ); mejora las aptitudes verbales, habilidades espaciales y numéricas (Frank, Zaire:1995); mejora la habilidad lectora (Margulies New York: 1993 y 1995, y Liptrap Texas :1997); las habilidades matemáticas (Liptrap Texas: 1997); e incide favorablemente en el rendimiento académico en especial, la resolución de problemas, la escritura creativa, el estudio independiente y la proyección de futuros (Stephenson, California : 2009).

El ajedrez de forma elemental, clara y divertida puede tener un efecto positivo en la motivación y el rendimiento escolar en general (De Groot Bélgica: 1976), provoca mejoras en la capacidad de memorizar, de organizar y en algunos casos, un incremento de la fantasía y la imaginación (Ministerio de Educación de la República Moldava de Kishinov, 1985).

Asimismo también corresponde señalar que algunos estudios como el realizado por Murray Thompson en Australia (2003) no identifican mejoras en los estudiantes asociadas al ajedrez, sería interesante en esos casos indagar a que se deben los resultados.

• El Ajedrez es un Deporte

Si partimos de considerar al deporte como un conjunto de actividades físicas que el ser humano realiza con intención lúdica o competitiva , y al deporte competitivo como aquel que se realiza bajo el respeto a los códigos y reglamentos establecidos e implica la superación de un elemento, (sea humano o físico); el ajedrez, es sin lugar a dudas un deporte de competición. Así lo ha entendido el Comité Olímpico Internacional quien en el año 1999 reconoció a la Federación que desde el año 1929 regula las competencias Internacionales de Ajedrez (FIDE).

En el marco de las múltiples tipologías posibles, podemos decir que el ajedrez es un deporte relacionado con la inteligencia (a diferencia de los de riesgo y de puro juego) y como tal no deja lugar al azar sino que requiere un importante esfuerzo intelectual por parte de cada uno de los dos jugadores que participan.

Este juego basado en el ejercicio mental de procesos estratégicos simbólicos, visto desde la perspectiva del deporte suma a la larga lista de beneficios mencionadas anteriormente, todos los del deporte.

Además dado que puede ser practicado por cualquier persona sin importar su raza o su género, sin importar si tiene alguna discapacidad o no, e incluso el lugar donde se encuentre (ya que el ajedrez se puede jugar a través de Internet), tal como lo ha declarado por el Parlamento Europeo en 2012 el ajedrez mejora la cohesión social y contribuye a objetivos tales como la integración social, la lucha contra la discriminación, la reducción de las tasas de la delincuencia e incluso la lucha contra diferentes adicciones.

Un valor distintivo de este deporte en relación a los demás es el respeto ante el rival, al término de cada partida ambos se saludan y analizan juntos el juego sostenido.

• El Ajedrez Aporta a la Salud

Tanta actividad mental, disciplina, y posibilidades de socialización y autosuperación no pueden traer aparejado más que beneficios para la salud. Durante los últimos años se ha intensificado el interés por indagar con precisión ¿cuáles son los beneficios que el ajedrez reporta a la salud?, se trata de probar el impacto que tiene sobre el cerebro y sus posibilidades de prevenir enfermedades.

Se estima que el potencial es alto, que el ajedrez puede contribuir en lo fisiológico y en lo emocional ayudando a desarrollar nuevas conexiones neuronales, a usar los dos hemisferios cerebrales, a aumentar la autoestima, etc. Todos factibles de ser investigados.

Tantos son los beneficios probados y sospechados que en 1995 la UNESCO declara a este juego “Patrimonio Cultural de la Humanidad” y recomienda que se incorpore al curriculum escolar.

En la Sociedad Actual, llamada por algunos Sociedad de la Información y el Conocimiento, aprender ajedrez además nos puede ayudar a visualizar y analizar escenarios complejos de estabilidad solo asegurada por las propias decisiones, entrenamiento indispensables para la vida en una sociedad líquida (Bauman 2003) y compleja (Morin 2004).

Si te dispones a jugar, es importante que sepas que al mismo tiempo en que tomarás una opción de futuro compartirás el agrado por el juego que tuvieron grandes personalidades como los reyes católicos de España, Napoleón, Voltaire, Euler, Benjamín Franklin entre muchos otros.

Por Selín Carrasco y Silvia Baldivieso.

Universidad de La Punta.