Uno de los equipos que representará al país en la final de la RoboCup 2014, presentó su robot y brindó detalles sobre el armado y funcionamiento del mismo. El certamen internacional más importante de la disciplina se disputará del 19 al 25 de julio, en João Pessoa, Brasil.

Una vez más, la robótica puntana será quién represente a la Argentina en la final internacional de la RoboCup. En esta oportunidad, la competencia se desarrollará del 19 al 25 de julio en João Pessoa, Brasil. Los chicos de Iron Fénix Team, uno de los tres equipos que viajará a defender los colores celeste y blanco, presentaron su robot y ofrecieron detalles sobre el armado y el funcionamiento del mismo.

Lucas Orozco, mecánico de Iron Fénix Team, con uno de los robots que representarán a la Argentina en la RoboCup 2014

Lucas Orozco, mecánico de Iron Fénix Team, con uno de los robots que representarán a la Argentina en la RoboCup 2014

Fueron un poco más de cinco meses de trabajo intenso lo que necesitaron los hermanos Matías, Andrés y Ezequiel Córdoba, y Lucas Orozco, para hoy tener en sus manos al robot que viajará a Brasil a competir en la categoría Rescate Junior B.

Durante una charla en los talleres de robótica que brinda la Universidad de La Punta (ULP), sitio donde se gestó el proyecto, los integrantes de Iron Fénix Team explicaron cómo está compuesto el robot que crearon a base de esfuerzo, estudio y perseverancia.

“El robot tiene dos partes fundamentales: por un lado, la inferior, donde se encuentra la batería y, por el otro, los cuatro motores encargados de hacer girar cada una de las cuatro ruedas. Además, cuenta con dos placas, a las que nosotros llamamos cerebros, donde cargamos toda la programación que indica los movimientos que debe hacer”, explicó Lucas, uno de los mecánicos del equipo.

Asimismo, comentó que cada una de las placas del robot cumple diferentes funciones. “Una controla el sensor de temperatura, elemento con el cual encuentra a las víctimas ubicadas en diferentes lugares del laberinto y el otro cerebro es el encargado de dirigir los movimientos del robot dentro de la arena de competencia”, detalló Lucas.

Por su parte, Ezequiel comentó que el robot también cuenta con tres sensores de ultrasonidos con roles claves dentro del funcionamiento del mismo. “Las placas reciben permanentemente la información generada por estos sensores. Ellos emiten ondas que rebotan en las paredes del laberinto y, al volver, marcan la posición del robot”.

 

Nota y foto: Prensa Ulp.