El equipo de Tabárez abrió su participación en Brasil, la tierra donde dio la sorpresa en 1950, con una sorpresiva derrota: ganaba con gol de Cavani de penal, pero Campbell, Duarte y Ureña amargaron a los charrúas.

Joel Cambell, celebra el empate de costariquense. Luego vendrían dos tantos más para sellar la victoria sobre Uruguay.

Joel Cambell, celebra el empate costariquense. Luego vendrían dos tantos más para sellar la victoria sobre Uruguay.

El seleccionado que en Brasil 1950 se consagró campeón del mundo por segunda vez en su historia con el “Maracanazo”, no pudo repetir esos momento gloriosos en el inicio de participación en el Mundial Brasil 2014 .

Por la primera fecha del Grupo D, que completan Italia e Inglaterra, la selección de Costa Rica dio la sorpresa al vencer 3-1 a la selección de Uruguay en el estadio Castelao de Fortaleza, con el arbitraje del alemán Felix Brych.

En el comienzo se vio un equipo charrúa activo, con los extremos de Stuani y “Cebolla” Rodríguez llegando a posición de gol. Costa Rica exhibiño muchas fragilidades en el juego aéreo, sobre todo en una jugada en la que Cavani quedó cara a cara con el gol, pero pateó muy desviado.

Pero esas dificultades costarricenses se evidenciaron aún más cuándo Diego Lugano cayó en área y el árbitro alemán Felix Brych cobró penal. El atancante del PSG, Edinson Cavani, se tomó revancha de la jugada anterior y pudo quebrar la porteria de Keylor Navas.

Luego del gol, los hombres de Tabárez le cedieron la posesión a su rival para poder aprovechar los espacios generados por la intención de buscar la igualdad. Costa Rica se afirmó, empezó a creer más en el empate, pero Uruguay no deja de ser un equipo peligroso individual y colectivamente.

En el complemento, llegaron las sorpresas. No se habían completado 10 minutos, cuando Joel Campbell capturó en soledad un centro desde la derecha y fulminó al arquero Muslera para igualar el partido y dejar atónitos a los hinchas uruguayos.

A la jugada siguiente, minutos más tardes, Stuani no llegó a cerrar y Duarte apareció para conectar de cabeza y quebrar nuevamente la meta celeste. Allí el “Maestro” Tábarez empezó a mover las piezas: entró Nicolás Lodeiro por Diego Forlán y Álvaro González por Walter Gargano.

Con el ingreso de Abel Hernádez, el seleccionado rioplatense se paró en el cancha con una primera línea de cuatro hombres, solamente dos volantes y otros cuatro jugadores en la ofensiva. Salió en busca de revertir el resultado.

El golpe final llegó a cinco minutos del cierre del partido. Marco Ureña enterró las ilusiones uruguayas de lograr una remontada heróica. Recibió un pase de Cambpell, la figura costarricense, y marcó un gol histórico para los Ticos.

A través de un penal, Edinson Cavani había puesto en ventaja a los uruguayos.

A través de un penal, Edinson Cavani había puesto en ventaja a los uruguayos.

El entrenador, Oscar Tabárez, aguardará ahora por la plena recuperación del goleador y figura, Luis Suárez, aquejado por una lesión en los meniscos de la rodilla izquierda. Su presencia será fundamental para lograr victorias en los siguientes partidos y asegurar su continuidad en el torneo.

El seleccionador uruguayo, que está al frente del equipo desde 2006 (cumple su segundo ciclo, ya que previamente estuvo entre 1988-1990), adelantó que Suárez “sólo jugará si está “al 100 por ciento”, y por eso lo marginó para el debut mundialista.

El “Pistolero” buscará estar en óptimas condiciones para jugar (al menos unos minutos) el jueves 19 ante Inglaterra, en San Pablo, y seguramente busque ser titular el martes 24 frente a Italia, en Natal.

El “D” es unos de los grupos más difíciles del certamen porque reúne a tres campeones del mundo, ya que Inglaterra se coronó en su país en 1966 e Italia lo hizo como local en 1934, en Francia 1938, España 1982 y Alemania 2006.

Por su parte, la “Cenicienta” de la zona se ilusiona con repetir su actuación de Italia 1990, donde alcanzó los octavos de final.

Los “Ticos”, que sufrieron cuatro bajas previas al inicio del Mundial por las lesiones de su delantero y goleador, Alvaro Saborío de los defensores Heiner Mora y Bryan Oviedo y del volante Rodney Wallace, lograron una victoria muy importante para alimentar la ilusión de pasar de ronda.

El director técnico colombiano Jorge Luis Pinto, que tomó las riendas en septiembre de 2011 como sucesor del argentino Ricardo Lavolpe, puede confiar en Keylor Navas, el gran portero del Levante español, y en el joven delantero Campbell, de Olympiakos griego, para intentar seguir en carrrera.

Fuente y foto: Playfútbol.