Juventud y el fútbol puntano estuvo muy cerca de ascender en Misiones. Se perdió por muy poco ante un rival que tuvo menos merecimientos para logar el mismo objetivo: la “B” Nacional. El elenco puntano se fue aplaudido y su derrota fue con mucha dignidad deportiva.

"El Juve" la peleó hasta el final

“El Juve” la peleó hasta el final

Final del partido en Posadas. La locura de la fiesta se desata entre la gente de Guaraní Antonio Franco, mientras una centena de puntanos sufre la decepción de saber que se estuvo tan cerca pero no se pudo. A miles de kilómetros, la mitad de San Luis se resigna tras el final del partido.

Juventud Unida no pudo, pero dentro de la cancha dejó todo. Perdió dignamente y pudo retirarse del estadio con la cabeza en alto porque de los dos equipos, siempre fue el que propuso algo más, el que intentó jugar al fútbol y el que pensó permanentemente en el arco contrario.

La gente que viajó desde San Luis acompañando al equipo.

La gente que viajó desde San Luis acompañando al equipo.

Este campeonato Argentino “A” tiene la particularidad que se va definiendo mediante la ventaja deportiva, algo que se acumula en las primeras fases y después sirve como “colchón de puntos” para la definiciones. Guaraní tuvo dos aceptables fases y superó al equipo sanluiseño en la sumatoria final por la discreta tarea que tuvo el equipo de Darío Tempesta en el Nonagonal en el cual ascendió Santamarina de Tandil.

Sin embargo Juventud arrasó en los plays off que vinieron luego dejando en el camino a Central Córdoba de Santiago del Estero, a San Martín de Tucumán y a la CAI de Comodoro Rivadavia. Les ganó bien y clasificó a la final. Mientras tanto, los misioneros llegaron a los tumbos y debieron muchas veces apostar al empate para definir las series, aprovechando al máximo la ventaja deportiva obtenida en las primeras fases.

Al ataque: esta fue la actitud del equipo. No fue a defender la ventaja.

Al ataque: esta fue la actitud del equipo. No fue a defender la ventaja.

De esta manera se llegó a la finalísima. En San Luis ganó Juventud 2 a 1 y en Misiones triunfó Guaraní 1 a 0. No hay ni diferencia de puntos ni de goles, pero la ridícula reglamentación del certamen en cuanto a la definición de la serie, permitió que el elenco más “amarrete” se quedara con el premio mayor.

Ni la Copa Libertadores de América se define así. Durante casi todo el torneo, el gol de visitante vale doble, incluso en semifinales, pero en la final no. Allí se equipara todo y gana el mejor de los finalistas…tal como debe ser… Aquí esta situación no se da y también hubiera sido injusto que Juventud ascendiera utilizándose ese mismo sistema de desempate si previamente hubiera sido beneficiado por una ventaja deportiva. Un tema que sin dudas se deberá reveer entre los clubes que participan y las autoridades del Consejo Federal de AFA.

La expulsión, cuando el equipo estaba jugado con Tombolini al ataque.

La expulsión, cuando el equipo estaba jugado con Tombolini al ataque.

No obstante todo ello, Juventud hizo méritos como para ascender y esta ilusión que llegó hasta 1.420 kilómetros de San Luis, se debe renovar y debe dar fuerzas para encarar el próximo certamen. Esta campaña debe ser el empujón anímico para intentarlo otra vez. Material humano hay, solamente restan ajustar algunos pequeños detalles, tener un poco más de la dosis de suerte necesaria para este tipo de eventos y que los reglamentos de éstos torneos sean más justos, sobre todo en su parte definitoria.

Se está por el buen camino. Hay que aprovechar lo conseguido hasta aquí y apostar todo al mismo sueño que terminó este domingo: “llegar al nacional “B”. No se está tan lejos… el fútbol puntano no está tan lejos…, se está más cerca de los que muchos creen.

Nota: Jorge Scivetti

Fotos: Marcelo Lacerda

Video: Eduardo Russo

(Enviados especiales a Misiones)