El argentino Sergio “Maravilla” Martínez, quien anoche perdió en forma categórica por nocaut técnico en nueve rounds, ante el nuevo monarca de los medianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el boricua Miguel Cotto, partió esta tarde rumbo a Madrid junto a sus colaboradores.

Martínez resignó el cinturón verde-oro del CMB, tras ser derrotado sin atenuantes por Miguel Cotto en un pleito disputado en el emblemático Madison Square Garden de Nueva York ante 21.000 espectadores, en su mayoría puertorriqueños.

El boxeador de Quilmes sufrió la fractura de su tabique nasal y fue atendido en el Hospital Bellevue ubicado en el distrito de Manhattan y seguirá su recuperación en su domicilio ubicado en Madrid, sin precisar cuando viajará a Buenos Aires.

En tanto su técnico, el cordobés Pablo Sarmiento, aclaró que Martínez “no decidió por el momento sobre su futuro” y se tomará un descanso para luego evaluar los pasos a seguir en el boxeo.

Algunos medios periodísticos informaron hoy que Martínez le había comunicado a Sarmiento su “retiro de la actividad”.

“Sergio es una persona inteligente y es quien decide en el equipo. Se necesita tiempo. Ahora no se puede pensar en nada. Las caídas en el primer round fueron determinantes. Cotto fue un legítimo ganador. No hay nada que decir”, reconoció Sarmiento.

“Paré la pelea porque al boxeador lo tiene que cuidar el entrenador. Quién otro lo puede cuidar en el ring. Soy su entrenador y también su amigo a quien le debo mucho”, enfatizó Sarmiento.

"Maravilla" partió esta tarde rumbo a Madrid junto a sus colaboradores.

“Maravilla” Martínez  partió esta tarde rumbo a Madrid junto a sus colaboradores.

A su vez, el veterano promotor neoyorquino Bob Arum, presidente de la Top Rank, organizadora del espectáculo, sentenció: “Martínez debe abandonar el boxeo. Ya está, ganó todo. Tiene que retirarse”.

Por su parte Cotto, se convirtió en el primer boxeador de Puerto Rico en ganar cuatro títulos en distintas categorías: superligero, welter, superwelter y mediano.

Cotto no hizo declaraciones estridentes y fue cauto a la hora de opinar y reconoció que fueron “determinantes” las caídas en el primer round, para después controlar la pelea y definir antes del límite.

El boxeador de Caguas, de 33 años, manifestó su “resentimiento” al responder si iba a participar hoy en el tradicional “Desfile de Nueva York” que se lleva a cabo todos los años por la 5ta. Avenida donde miles de puertorriqueños festejan este día.

“Hablaron mucho de mi. Dijeron que estaba acabado y que perdería sin atenuantes ante Martínez. Me voy rápidamente a Puerto Rico, así que otras vez será”, afirmó molesto Cotto.

NOTA: Roberto Pettacci – Especial para ANSL 

Foto: Diario Olé