Aparece Brasil y toda la magia de Pelé. Los brasileños consiguieron su primer título con una espectacular goleada sobre el local: Suecia.

Con sólo 17 años, Pelé llora en el hombro de su compañero Didí tras el triunfo conseguido por Brasil sobre Suecia en la final del 58.

Con sólo 17 años, Pelé llora en el hombro de su compañero Didí tras el triunfo conseguido por Brasil sobre Suecia en la final del 58.

Fue el despegue de Brasil. En este Campeonato el mundo futbolístico descubre una perla. Una “perla negra”, como desde entonces se le conoce a Pelé. Apenas un mozo de diecisiete años. Esdon Arantes do Nascimiento, que ese es su nombre, conduce al equipo brasileño a la cima del fútbol, con una actuación que maravilla a todos los aficionados. Brasil enseña a “Bailar”, jugando al fútbol. Pelé, Garrincha y compañía dan buena cuenta de Suecia en la final, dejando para la historia un 5-2 que supone, además, la doble proeza de ganar la copa Jules Rimet, y la de ser el primer equipo que conquista tan preciado galardón lejos de su continente. Además de Brasil y de Suecia, que hizo un gran papel, hay otro equipo triunfador: Francia. En sus filas jugó el máximo goleador de todos los Campeonatos Mundiales de Fútbol. Es Fontaine, quien marcó nada menos que ¡trece goles!.

Campeón: Brasil le ganó la final 5-2 a Suecia.

Goleador: Fontaine, 13 goles (Francia).

Participantes: Brasil, Suecia, Francia, Alemania Federal, Yugoslavia, Gales, Unión Soviética, Irlanda del Norte, Checoslovaquia, Hungría, Inglaterra, Paraguay, Argentina, Escocia, Austria y México.

Formación del poderoso Brasil con la copa Jules Rimet en su poder.

Formación del poderoso Brasil con la copa Jules Rimet en su poder.