Técnicos de la sociedad estatal realizaron una inspección de rutina para constatar el estado de funcionamiento de una estación perteneciente a la Red de Monitoreo Llanura Norte, donde funciona la red del sistema telemétrico.

Monitoreo de nivel estático

Monitoreo de nivel estático

En este caso, la estación observada, es la encargada de medir el nivel estático del agua; es decir la distancia del suelo al nivel de espejo de agua sin que esté funcionando la bomba del pozo. Tras comparar las mediciones con el servidor que se encuentra en las oficinas de San Luis Agua, el personal de Aguas Subterráneas determinó su normal funcionamiento y estado de conservación. Estas mediciones se realizan de manera periódica, de forma manual y complementaria al sistema informatizado, utilizando una sonda piezométrica.

Estos constantes sondeos, garantizan el correcto funcionamiento de la tecnología destinada a optimizar el uso del recurso por medio de la red de monitoreo, la que posee un gran valor para determinar necesidades reales de uso del agua, previniendo la sobreexplotación de los acuíferos provinciales y generando una optimización de las variantes económicas relacionadas al riego y el uso del agua.

El relevamiento de los niveles estáticos de 106 perforaciones ubicadas en la Llanura Norte, es de gran importancia debido a la relevancia de los datos que arroja, permitiendo entre otras cosas, acceder a información referida a las fluctuaciones que presentan los acuíferos.

Sensor de la red telemétrica

Sensor de la red telemétrica

La variable de la calidad del agua, también es monitoreada ya que en el año 2012, San Luis Agua adquirió un pHmetro destinado al control de las perforaciones ubicadas en la Llanura Norte. Esta herramienta permite la medición de parámetros como pH; porcentaje de salinidad; conductividad y oxígeno disuelto.

El programa de monitoreo manual que se ejecuta periódicamente de manera paralela al desarrollado por las estaciones modelo, posibilita la generación de un registro estadístico mediante el cual, se facilita la previsión del comportamiento del recurso permitiendo además la detección de cualquier tipo de variaciones.