Los alumnos de 1° año de la tecnicatura en Guión y Dirección de Cine y Video tuvieron su primera práctica pre-profesional. En grupos de seis integrantes tuvieron que guionar y dirigir un cortometraje de dos minutos. Esta experiencia les permitió conocer los desafíos que enfrentarán en el mundo profesional.

Los alumnos de la ULP aprenden a ser profesionales a través de la práctica

Los alumnos de la ULP aprenden a ser profesionales a través de la práctica

Los alumnos que eligen estudiar en la Universidad de La Punta (ULP) llegan al campus con un solo objetivo: crecer en lo que más les apasiona. Pero el camino profesional es largo, cambia kilómetro a kilómetro y los enfrenta a desafíos constantes, que ponen a prueba su creatividad, compromiso y responsabilidad. Los alumnos que cursan el 1° año de la tecnicatura en Guión y Dirección de Cine y Video conocen de estos retos.

En las primeras cinco semanas de clases tuvieron que guionar, producir y dirigir un cortometraje de dos minutos. La particularidad de este ejercicio fue que el guionista no debía coincidir con el director.

“El objetivo era que diferenciaran y comprendieran bien ambos roles”, explica Alberto Tricarico, coordinador de la tecnicatura que dicta la ULP, a través del Instituto de Comunicación y Arte (ICA).

Para este tipo de trabajos prácticos, la ULP provee a los chicos de elementos básicos(cámara, luces y sonido). Pero son ellos quienes tienen que hacerse cargo de las locaciones, el arte, la utilería y los actores, entre otros aspectos.

“Una de las condiciones fue que no actuaran en sus propios cortos, que salieran a buscar actores. Para ello, realizaron un casting y eligieron a los actores que mejor interpretaran cada papel”, ejemplifica Tricarico.

En el proceso, los alumnos se nutrieron de los contenidos y herramientas, que aprendieron en el primer cuatrimestre. También, tuvieron que enfrentar dificultades inesperadas. “Queremos que aprendan de sus errores, que busquen soluciones como un equipo sin dinero ni agenda. Esto los convertirá en mejores profesionales”, afirma Tricarico.

Dos minutos, semanas de trabajo

Este fue el tiempo que los alumnos del ICA tuvieron para contar una historia. Dos minutos pasan rápido si uno sigue con atención el correr del segundero pero en el mundo audiovisual, implica mucho más.

“Lo más difícil de hacer cine es conseguir todo lo que se necesita: locaciones, arte, vestuario, actores… Es un entrenamiento que los chicos tienen que tener de entrada”, afirma Tricarico. Y destaca: “Por suerte, están muy comprometidos con la tarea. Entendieron que la irresponsabilidad trae consecuencias en el rodaje y que para contar una buena historia el trabajo en equipo es fundamental”.

La experiencia de los alumnos

Facundo Paiva (20) es de Campana, provincia de Buenos Aires, pero eligió formarse como profesional del cine y la televisión en San Luis. Hoy, enfrenta su primer desafío profesional: “Me tocó dirigir un cortometraje sobre una nena, que con su piano logra reconstruir una sala derrumbada. Al principio, creí que iba a ser imposible pero lo resolvimos muy bien”.

El carisma a la hora de pedir un permiso y la creatividad en la sala de edición, se complementan con sus ganas de seguir aprendiendo. “La práctica te ayuda a ser un mejor profesional. En definitiva, es lo que exige el mundo del trabajo”, asegura Facundo.

Matías Ramos (22), por su parte, tuvo a su cargo la dirección de un corto sobre un enfermero que comete mala praxis. “El tema era muy difícil de tratar pero creo que logramos un buen trabajo con la puesta en escena”, afirma el alumno oriundo de San Rafael, Mendoza.

Sobre la práctica destaca: “La ULP nos forma como profesionales completos. No sólo aprendemos a guionar y dirigir sino, también, a usar una cámara, realizar un esquema de luces, editar y otros aspectos técnicos que son importantes”.

 

Nota: Prensa ULP

Foto: Axel Seleme

 

Informes: ciu@ulp.edu.ar –Tel: 4452000 (interno 6089)