En su día fueron reconocidas por su compromiso, solidaridad y contribución a la sociedad puntana . El gobierno provincial presentó el Consejo Provincial de la Mujer.  A lo largo de la jornada se desarrollaron distintas actividades.

Mas treinta mujeres fueron distinguidas por su compromiso y creatividad al servicio de la comunidad puntana

Más de treinta mujeres fueron distinguidas por su compromiso y creatividad al servicio de la comunidad puntana.

En el festejo del día Internacional, se anunció la creación del organismo multidisciplinario de debate y acciones tendientes a enriquecer las políticas públicas y sociales para proteger a la mujer.

El anuncio se realizó en el transcurso de un acto que se realizó en el Parque de las Naciones. Participaron la presidente provisional del Senado, María Angélica Torrontegui, ministros y funcionarios del gobierno provincial y  legisladores.

Asistió al acto la vicepresidenta  de la  Fundación del Niño Sano, Sandra Correa.

La vicepresidente de la Fundación FUNISA, Sandra Correa fue invitada a entregar un reconocimiento

La vicepresidente de la Fundación FUNISA, Sandra Correa fue invitada a entregar un reconocimiento

La  jefa  del Programa Desarrollo y Protección Social, Rosario Bragagnolo, explicó que la institución estará compuesta por una comisión de asesoramiento permanente integrada por representante de los poderes del Estado. Abordará temas como derechos humanos, educación, salud y medio ambiente, entre otros.

“La violencia de género será un tema prioritario del consejo”, destacó Bragagnolo, quien agregó que el consejo, impulsado desde el ministerio de Inclusión Social, coordinará acciones con diversos organismos gubernamentales y no gubernamentales a escala nacional e internacional.

El ministro de Inclusión Social, Federico Tula Barale entrega el reconocimiento a Rosa Barboza

El ministro de Inclusión Social, Federico Tula Barale entrega el reconocimiento a Rosa Barboza

Las mujeres reconocidas este año fueron: Micaela Fernández, María Luisa Chocovare, María lidia Azar, Albina Heredia, María Daniela Borsoto Leyes, Soledad Díaz, Silvia Adela herrera de Visetti, Petrona Guaquinchay, Norma Beatriz Reynoso, María Ester Amiotti, Rosa Elvia de Barboza, Teresa Catalina Paez de Vergara, Marta Lucía Madero, Mayca Garoglio, Violeta Alliaga y  María Isabel Fernández.

También fueron distinguidas, Liliana Trujillo, Ivana Guitto, Ivana Olguín, María Eugenia García, Nora Agueda Blanco, María del Rosario Velázquez, Carlota del Rosario Rosales, Ana Marquesa Fernández, Hermanas de la Congregación Servidoras del señor y de la Virgen de Matará, Roxana Morán, Nora Allende de Ledesma, Viviana Abraham, Indalesia del Carmen Muñoz, Ruth Gastrán, Norberto Noemí Rodríguez,  Amavilia Helena Castro, Celeste de León, y  María José Macharelli

En el transcurso de la jornada se desarrollaron distintas actividades

En el transcurso de la jornada se desarrollaron distintas actividades

La jornada continuó con talleres, recitales y actividades recreativas gratuitas para todo el público.

 Homenaje a una leyenda Huarpe

“Estamos muy contentas y agradecidas con el reconocimiento que le han hecho a Petrona Guaquinchay, mi madre, la abuela más grande de la comunidad Huarpe de Guanacache. Tiene 92 años”, dijo Plácida Carrizo en uno de los stands con telares que ofrecieron los pobladores originarios en Parque de Las Naciones.

Fue la primera vez que las mujeres huarpes festejaron su día en San Luis capital. No obstante, las milenarias artesanías se exhiben además durante el año en Villa Mercedes, Potrero de los Funes, y Merlo.

Petrona Guaqinchay

Petrona Guaquinchay

Las hilanderas, quienes heredaron el oficio de sus antepasados, hebran con sus husos ocho horas de lunes a viernes bufandas, ponchos o peleros para monturas.

“Los trabajos de hilos fino son los que llevan más tiempo porque tienen muchos detalles”, explicó Susana Valdez de 55 años, una de las cuatro trabajadoras de lanas bovinas o de llamas. En cambio, los hombres en este rubro trabajan cuero, trenzas o suelas.

Susana, dijo que aprendió el oficio a manos de Petrona Guaquinchay. Aunque mantiene la tradición, cada año aprende nuevas técnicas, por ejemplo, con telares triangulares o cuadrados. Eso sí- aclaró Susana- nunca nos enseñó Petrona los idiomas Allentiac y Milcayac, porque había antes regía un pacto para que el blanco (o el castellano) no lo conociera y no hiciera daño”. Hoy, ambas razas comparten en paz suelo y culturas.

Nota: Matías Gómez

Fotos: Jésica Flandes- Victor Castro y prensa Ministerio de Inclusión Social

Video: Douglas Cabrera

Edición: Fernando Testi