Oriundo de Villa Mercedes, el interno Rubén Sebastián Díaz de 28 años decidió quitarse la vida colgándose con una toalla del barral de la ducha de la celda en la cual estaba alojado. Fue encontrado a la 1:40.

El teniente coronel retirado Inocencio Carpio, jefe del Servicio Penitenciario Provincial, describió la situación como un “hecho desgraciado para el Servicio Penitenciario”.

La última recorrida del personal policial fue a la 1:00, y no habían encontrado indicios del fatal evento que sucedió minutos más tarde, ya que a la 1:40 encontraron el cuerpo del interno sin signos vitales.

El interno se quitó la vida ahorcándose con una toalla en el barral de la ducha de la celda, en la que estaba alojado. “Padecía de HIV y Hepatitis C, por lo que su salud estaba deteriorada, lo que trajo aparejado un estado anímico depresivo. Sin embargo, nada hizo prever lo que sucedió, ya que era asistido por personal psicológico y médico del hospital”, aseguró el jefe del Servicio Penitenciario.

Díaz estaba alojado en los pabellones K, donde se encuentran las celdas de disciplinas y autocorrección, se encontraban cuatro internos alojándose en ese sector. Allí las requisas son permanentes y de forma constante, aseguraron autoridades.

A través del juzgado número 2 de turno informaron la situación del hecho e hicieron los procedimientos de ley. Por lo que a las 5:45 ordenaron el retiro del cuerpo y lo llevaron a la morgue del Hospital San Luis para hacerle la autopsia correspondiente.

Los hermanos del interno son quienes desde Villa Mercedes viajaron para reconocer el cuerpo, ya que el servicio fúnebre debe realizarlo el Servicio Penitenciario. Las órdenes son de trasladarlo a cajón cerrado hasta Villa Mercedes.

A los 20 años, Díaz ingresó al Servicio Penitenciario, no tenía el primario completo y la única persona que lo visitaba, según los registros, era la madre.

El teniente coronel retirado Inocencio Carpio, jefe del Servicio Penitenciario Provincial, describió la situación como un “hecho desgraciado para el Servicio Penitenciario”.

El teniente coronel retirado Inocencio Carpio, jefe del Servicio Penitenciario Provincial, describió la situación como un “hecho desgraciado para el Servicio Penitenciario”.

Antecedentes penales

Rubén Sebastián Díaz en 2006 ingresó al Servicio Penitenciario por primera vez por tentativa de robo y resistencia a la autoridad. En 2007 fue condenado a una pena de tres años y seis meses. En 2008 se le otorgó la libertad, y en ese mismo año ingresó nuevamente por robo y resistencia a la autoridad, por lo que en 2009 se lo condenó a la pena de dos años y dos meses de cumplimiento efectivo. Ese mismo año se le otorgó la libertad asistida, en control de la madre. El 30 de enero de 2010 ingresó nuevamente al Servicio por robo calificado con escalamiento estando en libertad asistida, por lo que se le revocó el beneficio de la libertad asistida. En 2011 sale en libertad por agotamiento de condena y en 2013 ingresó nuevamente por robo simple hasta el día de la fecha, en la que decidió quitarse la vida.