La rápida intervención de los agentes sanitarios permitió detectar un caso sospechoso y brindar asistencia inmediata.

El Ministerio de Salud de San Luis ha extremado los controles de manera preventiva en todo el territorio sanluiseño

El Ministerio de Salud de San Luis ha extremado los controles de manera preventiva en todo el territorio sanluiseño

Debido al brote de triquinosis detectado en la vecina provincia de Córdoba, que acusó 25 casos de personas damnificadas, el Ministerio de Salud de San Luis ha extremado los controles de manera preventiva en todo el territorio sanluiseño.

En ese sentido, el ministro de Salud, Dr. Gastón Hissa, confirmó que “personal del Área de Zoonosis, del Programa Epidemiología, conjuntamente con efectivos del Control Sanitario Fiscal (COSAFI) del Ministerio del Campo, han agudizado las inspecciones de rutina”.

Asimismo, el funcionario informó que “en el marco de estas tareas, se detectó en la localidad de La Punilla un caso sospechoso, tratándose de una señora que fue inmediatamente trasladada al Policlínico Regional ‘Juan Domingo Perón’, de Villa Mercedes, para ser asistida debidamente”.

La triquinosis

La enfermedad clínica en el hombre es muy variable y puede fluctuar desde una infección asintomática hasta una enfermedad fulminante y mortal, según el número de larvas ingeridas y de las prácticas de ingestión y preparación de carnes.

Un signo temprano común es la aparición repentina de algias y dolores musculares, con edema de los párpados superiores, seguido a veces de hemorragias subconjuntivales y retinianas, dolor y fotofobia. Después aparecen sed, transpiración profusa, escalofríos, postración y eosinofilia de incremento rápido.

Antes de las manifestaciones oculares pueden aparecer síntomas gastrointestinales, como diarrea, debidos a la actividad intraintestinal de los vermes adultos. La fiebre es remitente, a veces llega a 40 °C.

Entre la tercera y la sexta semana pueden aparecer complicaciones cardíacas y neurológicas; en los casos más graves, la muerte puede sobrevenir por insuficiencia cardiaca.

La transmisión se produce por ingestión de carne cruda o mal cocida de animales, que contiene larvas enquistadas viables, especialmente cerdo, productos porcinos y “productos de res”, como las hamburguesas alteradas en forma intencional o inadvertida con carne cruda de cerdo.

Nota: Alfredo Salinas – Prensa Ministerio de Salud.