El multicampeón del automovilismo argentino definió de ese modo al Circuito Internacional de Potrero de los Funes.

Hay una leyenda del automovilismo nacional que se encuentra relacionado de modo personal, desde los comienzos del proyecto, con el Circuito Internacional de Potrero de los Funes.

En diálogo exclusivo con ANSL, Juan  María Traverso opinó sobre las características del escenario automovilístico más lindo del país.

¿Qué características tiene el Circuito Internacional de Potrero de los Funes?

Es un circuito que se arma para las competencias, acá se llaman semipermanentes y hay en todo el mundo. El circuito Internacional de Potrero de los Funes es considerado por la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) como uno de los tres mejores del mundo. Esta es la principal característica de Potrero.

TC 2000 (1)

¿Qué cantidad de personas se estima que mueve una carrera en un circuito de estas características?

Es muy difícil medir la cantidad de gente que viene por una carrera y mucho más lo es medir a la cantidad de gente que le llega por medio de la televisación, por ejemplo, cuando se inauguró el circuito, la transmisión llegó a 20 puntos de rating, lo que es algo así como 4 o 5 millones de televidentes. Era la inauguración del circuito y teníamos una carrera internacional importante, una competencia normal tiene bastante menos, pero no se sabe la repercusión que tiene después, o sea, estamos hablando de lo que es en directo y después tenemos que medir que en todas las localidades de Argentina que tienen de 4000 habitantes para arriba lo menos que hay es una radio y esa radio tiene un programa de automovilismo y esa radio habla de Potrero de los Funes, es decir que es muy difícil de medir hasta dónde llega.

TC2000 en Potrero de los Funes (1)

¿Considera que las transmisiones de las carreras han dejado muchas consecuencias positivas para Potrero y para la provincia?

Un lugar como este provoca a todas las personas, que vienen, pasan o lo miran por televisión, querer verlo, y de hecho vienen, y no lo pueden creer cuando están acá y ven la obra que hay.

Yo corrí en Potrero de los Funes en el año 1973. Se estaba empezando a construir el hotel y era prácticamente todo lo que había y el cambio no es sólo desde que yo corrí la primera vez acá, sino el que hubo desde el día que en que se reinauguró el Circuito a la fecha es realmente importante, la cantidad de edificación que hay, está todo el tiempo creciendo.

El mundo del automovilismo es enorme, en el país tenemos más de 22 mil corredores, es un número. Si vos le pones a cada piloto todo lo que tiene atrás: auto de carrera, gente que trabaja, es una actividad gigante y que también está en todo el país, y cuando esa actividad se mueve, atrás va mucha gente. El automovilismo a Potrero de los Funes llevó gente que si no hubiera habido una carrera, jamás habrían venido.

¿Qué recuerda ud. de la primera carrera en este circuito en el año 2008, una categoría muy importante en nuestro país como es el TC 2000 y una categoría internacional que debutó en nuestra provincia? ¿Cuáles fueron las repercusiones?

Las repercusiones fueron a nivel internacional muy importantes, porque el mundo vio algo que los sorprendió y a partir de ahí empezó a preguntar dónde estaba. El mundo del automovilismo mundialmente es inmenso y cuando aparece algo así sorprende, como nos pasa a nosotros cuando en otro país aparece algo diferente al resto. Y eso pasó con Potrero, de hecho el circuito está habilitado internacionalmente, no solo por la forma en que está hecho sino por el escenario que es. Hay categorías internacionales que quieren venir y eso marca la calidad de este lugar, porque de otra manera ponen una cantidad de condiciones y no hay manera de que vengan y que ellos quieran venir. Es por la calidad del lugar.

A partir de su experiencia, ¿En qué lugar lo pone a este circuito?

De los que yo conozco estaría Nürburgring de Alemania, que es un circuito largo de 23 km, ese está al nivel de Potrero. No lo comparo con los autódromos por que los autódromos son como si yo te dijera el teatro, donde todo está armado.

Podemos decir que Nürburgring para mí fue la carrera más impresionante que yo corrí en mi vida por el escenario en el que está.

A nivel sudamericano es el mejor, no hay nada en Sudamérica con que se lo pueda comparar.