Autoridades del Programa de Relaciones Municipales del Interior establecieron un calendario de acción para proponer a las distintas regiones la adhesión y conformar los juzgados intermunicipales de faltas.

El jefe del Programa Relaciones Municipales y del Interior, Guillermo Alaniz

El jefe del Programa Relaciones Municipales y del Interior, Guillermo Alaniz

“Desde el Programa de Relaciones Municipales del Interior establecimos un calendario de las distintas regiones donde se pueden conformar los juzgados intermunicipales de faltas”, confirmó el jefe del Programa Relaciones Municipales y del Interior, Guillermo Alaniz.

Comenzará por Quines, Calendaria, San Francisco, Luján, Talita, Lafinur y San Martín, ya que estos son un conglomerado de municipios que podrían conformar un juzgado intermunicipal. Luego, la propuesta seguirá con todos los municipios del sur y, por último, propiciarán otro en toda la costa de Comechingones, Punilla, Villa del Carmen, Villa Larca, Cortaderas, Papagayos, Tilisarao, San Pablo y Renca.

Para establecer la necesidad y la importancia de la reglamentación y regulación a través de un juzgado intermunicipal de faltas, se basaron en los antecedentes del Valle de Conlara, que tenía uno en funcionamiento, aunque no estuviera legislado anteriormente a nivel provincial. Sin embargo, Alaniz explicó: “Un asistente del Valle de Conlara nos sirvió de guía para establecer las pautas para la creación de los demás juzgados intermunicipales de faltas, ya que ahí funcionaba muy bien”.

El jefe del Programa Gobierno y Asuntos Registrales, dependiente del Ministerio de Relaciones Institucionales y Seguridad, Federico Lucero Gagliardi, señaló: “La policía de San Luis es la encargada de la tarea preventiva en todos los rincones de la provincia y, luego, los jueces a través de estos juzgados serán los que realicen la tarea de investigación, cuando ya han ocurrido los hechos delictivos, dictando la sanción correspondiente en cada caso”.

Alaniz aseguró: “Esto es muy importante, ya que tiene la herramienta legal y el engranaje como para poder mejorar en muchas cuestiones contravencionales o de tránsito. También está el esfuerzo, la organización y la creación de los cuerpos de tránsito municipal y de instructores, que dependen de cada municipio”.

Por otra parte, esto generará más empleo en la provincia. Por ejemplo, en Cocarán crearon un cuerpo de tránsito de seis inspectores y en la Villa de Merlo se ha creado uno de más de 15. Cada municipio que decida adherirse creará más, y a través de las capacitaciones se convertirán en nuevos puestos de trabajo.

El ministro de Relaciones Institucionales y Seguridad, Martín Olivero, aseguró: “Esta ley posibilitará que los jueces intervengan en las causas que son contravenciones y un mejor funcionamiento de la justicia asociada directamente a la seguridad”.

Para que una jueza pueda cumplir su trabajo, necesita el esfuerzo de cada uno de los municipios en la conformación de los cuerpos de tránsito, de inspectores bromatológicos y en las regulaciones de las ordenanzas para llevarle los elementos a la jueza, “porque un municipio por más que adhiera a la creación, y no haga nada y no controle, no trabajará nada, no cambiará nada”, dijo Guillermo Alaniz y reafirmó: “Esto le permite al municipio tener una herramienta que estaba muy distante y aplicar las sanciones contravencionales”.

El objetivo de esta política de seguridad es actuar sobre los delitos considerados más leves e impedir que lleven a otros de mayor gravedad delictual, “sin embargo, es voluntario para cada uno de los municipios, pero es necesario propiciar que se adhieran”, insistió Alaniz.