La posición en la que duerme un bebé de 1 a 6 meses, es un factor muy importante para su salud, ya que la misma tiene incidencia directa con el Síndrome de Muerte Súbita Infantil.

infografia-suenoseguro-v2

Síndrome de Muerte Súbita Infantil, nombre con el cual se conocen los casos de decesos repentinos e inesperados de niños aparentemente sanos. Se considera Muerte Súbita si, después de una investigación post mórtem, la muerte permanece inexplicada. El 90% de los casos de Muerte Súbita Infantil se da entre los 2 y 6 meses de edad, constituyéndose como la primera causa de muerte entre bebés sanos, después del mes de vida.

Al no conocerse las causas de éste síndrome, se han establecido factores de prevención, basados en la estadística, siendo los más importantes los siguientes:

  • Hacer dormir al bebé boca arriba. La posibilidad de que un bebé fallezca por esta causa es de 3 a 12 veces más frecuente si el mismo duerme boca abajo.
  • No fumar en la habitación del bebé, y procurar no hacerlo en ninguna habitación de la casa. Mantener el ambiente 100% libre de humo es fundamental.
  • Mantener al bebé con una temperatura adecuada (cálida), sin abrigo excesivo.
  • Amamantar al bebé cada vez que lo pida mediante el llanto.
  • Ubicar al bebé en los pies de la cuna.
  • Utilizar un colchón firme, que encaje bien en la cuna.
  • Evitar el uso de almohadas.
  • Vestir al bebé con ropa para dormir (pijamas, enteritos, mamelucos, etc.)
  • Dejar brazos y manos del lactante por fuera de la ropa de cama.
  • Asegurarse de que su cabeza quede descubierta.
  • Quitar Juguetes y objetos blandos de la cuna.