El trabajo de alumnos en una huerta escolar de Burzaco, Buenos Aires, fue el factor que influyó directamente en la disminución de violencia escolar y bullying. En San Luis funcionan 116 huertas en escuelas de toda la provincia.

en San Luis son 116 las huertas impulsadas por el Gobierno provincial

en San Luis son 116 las huertas impulsadas por el Gobierno provincial

De acuerdo a una nota periodística publicada en Diario Clarín con fecha 16 de julio, “200 huertas funcionan actualmente en el país. La primera se creó en el Chaco y hoy son 12.000 los chicos involucrados en este proyecto”.

Así se especifica en una entrevista a la vicedirectora de la Escuela Nº56 de Burzaco, Claudia Concetti, titulada: “Construyen una huerta en una escuela y lograron bajar la violencia”.

A partir de lo que reza en su información la nota mencionada, es destacable que en San Luis son 116 las huertas impulsadas por el Gobierno provincial a través del Ministerio del Campo.

Cultivando Nuestra Tierra, se denomina el Programa que ha llegado a distintas escuelas de las localidades sanluiseñas, de la que participan niños, docentes y autoridades y que han promocionado las huertas comunitarias y familiares en el seno de sus sociedades.

De la experiencia de las huertas escolares, son 89 las que están en pleno funcionamiento, 50 corresponden a escuelas de Villa Mercedes y 39 de San Luis. Cabe destacar que también se suman las huertas familiares, de las que se han construido 17 y comunitarias 10.También  se están construyendo más en el interior provincial.

Algunos alcances que promueven las huertas escolares, familiares y comunitarias

*La huerta en la escuela es un espacio que permite, a alumnos y docentes, trabajar e investigar contenidos de Ciencias Naturales.

*Promueve la implementación de este recurso didáctico como dispositivo para la enseñanza de los contenidos de las Ciencias Naturales.

*Mejora la calidad de la alimentación con la inclusión de verduras.

*Disminuye costos, generando ingresos con la venta de verduras frescas o algunos productos procesados como salsas y dulces.

*Genera y promueve actitudes positivas hacia la autogestión comunitaria.

*Aprovecha el tiempo libre de los miembros de la familia.

*Contribuye a la inclusión de las personas con dificultades físicas o mentales, al poder participar en las actividades de la huerta familiar, haciéndolas sentir útiles.

Hacer la huerta

Beneficiarios del Plan Inclusión, tras ser capacitados, son los encargados de  la cuadrilla,formada actualmente por 23 personas, que visita las escuelas, cumpliendo tareas de cercado del perímetro, diagramación del sector canteros y senderos, preparación de la tierra para la siembra (desmalezado y armado de los surcos de siembra) y siembra, riego y mantenimiento de las huertas.

Una vez finalizadas las huertas, el Ministerio del Campo entrega  a las escuelas las herramientas necesarias para la mantenerlas ya que los alumnos y docentes son los encargados de cuidarlas.

A su vez, los trabajadores del Plan de Inclusión que forman parte de las cuadrillas cumplen también con la tarea de capacitar a familias interesadas en la construcción de huertas en los distintos barrios de todas las localidades de la provincia.

*Escolares: es un pequeño terreno donde se cultivan hortalizas y plantas para consumo de la comunidad escolar y busca que los chicos aprendan a cultivar y trasladen la práctica a sus hogares.

*Comunitarias: tienen un tamaño un poco mayor que las huertas escolares y se busca generar a través de ellas la producción de alimentos para la zona y, por medio de Sol Puntano, capacitar a pequeños productores para que tengan las herramientas para poder elaborar sus emprendimientos.

*Familiares: demandan poca atención diaria y con muy poco esfuerzo y paciencia se puede diseñar en un pedacito de terreno, en un jardín, en el fondo de las viviendas, o en los balcones. Se pueden cultivar lechugas, tomates, perejil, oréganos, así como alguna otra especie en cajoneras o macetas que den a un balcón o superficie iluminada. Promueve una tarea útil y agradable en la que puede participar toda la familia y rinde importantes beneficios tanto para la economía de quienes la practican como para la salud.

Etapa de cosecha

La etapa de la cosecha cobra un significado especial por dos razones: en primer lugar, al ver los resultados obtenidos por el cuidado de las huertas, el entusiasmo de los chicos por trasladar la experiencia de las huertas a los hogares se acrecienta.

En segundo lugar,  porque favorece el concepto de alimentación saludable, ya que una vez realizadas las cosechas, alumnos y maestros cocinan juntos en las escuelas con el fruto de sus plantaciones.