Los Lindor viven en Villa de Praga y utilizan el servicio gratuito de Wi-Fi, que brinda el Gobierno provincial, para conectarse con sus familiares, estudiar y chequear precios del mercado agrícola.

«Mi familia y yo usamos el servicio de Wi-Fi gratuito para conectarnos con el mundo que hay más allá de Villa de Praga», asegura Héctor Lindor.

Habían pasado algunos minutos desde la entrega de netbooks en el Centro Educativo N° 294 Conrado García Torres y las familias de Villa de Praga estaban retornando a sus hogares. Allí, técnicos de la Autopista de la Información (AUI) los esperaban para relevar la conectividad del lugar y promover el uso del número de la Mesa de Ayuda, 4452000. Una de las viviendas relevadas fue la de la familia Lindor, ubicada a apenas una cuadra de la plaza principal de esta pequeña localidad del departamento San Martín. Construida a base de esfuerzo y trabajo, este hogar llama la atención por una antena cliente que irrumpe desde el techo. Es la única en la cuadra.

Y es que Héctor Lindor, su esposa Berta y sus hijas Milagros de los Ángeles (8) y Guadalupe (4) utilizan el servicio de Wi-Fi gratuito, que ofrece el Gobierno provincial, para conectarse con el mundo que hay más allá de Villa de Praga.

Héctor tiene 35 años y es de Río Cuarto, Córdoba. Llegó a San Luis gracias a su padre, quien le heredó su pequeño taller de herrería. Trabaja en el Plan de Inclusión Social, que promueve el Gobierno provincial, y, actualmente, se dedica al arreglo y compra-venta de herramientas agrícolas. Además, trabaja un pequeño campo para autoabastecer a su familia.

 “Muchas de mis actividades se basan en Internet: comparo precios de maquinarias, chequeo cuestiones relacionadas con la agricultura, me contacto con proveedores y encargo piezas de tornería para mis herramientas”, enumera. Y añade: “Quiero que todo sea a través de este medio”.

Su esposa Berta también trabaja en el Plan de Inclusión. Por la tarde, en tanto, cuida de sus hijas, realiza las tareas hogareñas y disfruta del servicio Wi-Fi gratuito. “Chatea con sus tíos que viven en Río Tercero, General Deheza y Cabrera, provincia de Córdoba. Internet es para ella una forma de seguir comunicada con su familia aun a la distancia”, afirma Héctor.

Pero los adultos no son los únicos que utilizan el servicio. Las más chiquitas de la familia también lo hacen.

Milagros es uno de los 71.758 chicos incluidos en el modelo uno a uno. “Tiene esta computadora gracias al Gobernador Poggi. Por eso, con mi señora le decimos siempre que la cuide mucho y que la use para estudiar”, asegura Lindor. La alumna del Centro Educativo N° 294 Conrado García Torres utiliza la compu para estudiar, jugar, escuchar música y ver videos en YouTube.

Guadalupe, por su parte, ya sueña con su netbook y con las estampillas escolares, que obtiene su hermanita. “Le armé una compu con una caja de zapatillas y un teclado dibujado, y le encanta jugar a que escribe y hace dibujitos. Está esperando entrar a primer grado para que el gobernador le dé su netbook y sus estampillas. Nosotros les enseñamos que tienen que usarlas para su futuro”, explicó Héctor.

Informes: ciu@ulp.edu.ar –Tel: 4452000 (interno 6089).

Los Lindor viven en Villa de Praga y utilizan el servicio gratuito de Wi-Fi

Los Lindor viven en Villa de Praga y utilizan el servicio gratuito de Wi-Fi