Es el título de la homilía con la que el obispo diocesano de San Luis, monseñor Pedro Martínez, reflexionó sobre el 25 de Mayo. Durante la ceremonia religiosa que contó con la participación del gobernador, CPN Claudio Poggi, puso de manifiesto la necesidad de “poner todo al servicio del bien común”.