Como cada año, y desde 1918, la tradicional fiesta cívica es realizada todos los 24 de mayo por alumnos de la escuela Normal Mixta “Juan P. Pringles”, en vísperas del Día de la Patria.

La marcha es organizada anualmente desde 1918 por los alumnos del último año de la Escuela Normal Mixta, dependiente de la Universidad Nacional de San Luis. Esa noche, como ocurre desde hace 96 años, miles de personas presencian la marcha de antorchas antecedidas por una carroza emblemática, a través de la cual los jóvenes expresan sus pensamientos transmitiendo un mensaje para reflexionar.

Esta 96° edición, que se realizará el viernes 24 de mayo, marchará bajo el lema ‘El silencio ensordece la lucha, pero nuestros pueblos se encienden y gritan’. Partirá a las 18:30 desde la intersección de Avenida Presidente Illia y Mitre. Todos los años, los alumnos de la Escuela Normal Mixta cumplen con el ritual de un desfile de carrozas con caracterizaciones de la época. Los jóvenes presentarán una carroza alegórica, con una representación del lema y antorchas. La patria será simbolizada artísticamente por un alumno de la institución.

Como ha ocurrido año tras año, la procesión cívica recorre las calles de la ciudad de San Luis, partiendo del edificio escolar. El transcurrir del tiempo y las variadas circunstancias que éste impone han hecho variar su recorrido, pero su esencia es la misma: caminar al modo del gesto sagrado del peregrino, de un lugar a otro con un claro objetivo cívico: celebrar el nacimiento de la patria.

En la década del ‘30 o del ‘40, la procesión cívica se encolumnaba desde los viejos locales de calle Ayacucho, Colón y Belgrano (con entrada principal al establecimiento por calle Belgrano entre Colón y Gral. Paz) y se alumbraba con antorchas portadas por soldados de la guarnición local.

Dos grandes grupos estudiantiles se disputaban su preeminencia a lo largo de la procesión cívica, voceando consignas y exclamaciones referidas a la Revolución de Mayo, a los próceres destacados en aquellas jornadas de 1810 y a los propios establecimientos que eran el Colegio Nacional “Juan Crisóstomo Lafinur” y la Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”.

  • Crónicas

Desde 1919 comienzan a registrarse en los diarios de la época las crónicas de la Procesión, escuetas unas, floridas otras, y hasta críticas las hubo, pero en todas se registran sucesivamente los mismos elementos y la inclaudicable participación popular.

  • Siempre el fuego

En el principio fue el fuego de las fogatas que espantaban la helada. Borges nos presta su inspiración: “Rojos chisporrotean/ los remolinos de las bruscas hogueras; leña sacrificada/ que se desangra en alta llamarada…”.

En el principio, el fuego. Como las primeras crónicas lo dicen, al comienzo, el fuego de la hoguera; después, la forma inasible de la llama en el símbolo secular y aglutinante de la antorcha. No es inédito en el hombre ese peregrinar como pueblo con el fuego en las manos, pero en la ciudad de San Luis, la noche del 24 de mayo, la fascinación es exclusiva de los puntanos.

PROCESION CIVICA

La marcha avanzara una vez mas con un claro objetivo cívico: celebrar el nacimiento de la patria.

La marcha avanzara una vez mas con un claro objetivo cívico: celebrar el nacimiento de la patria.