Cuidar el agua es una política de Estado en la Provincia y el Ministerio de Medio Ambiente fiscaliza su cumplimiento y sanciona a las industrias que no la cuidan. En Villa Mercedes una tintorería industrial fue sancionada con una multa de 192.000 pesos por verter efluentes sin tratamiento en depresiones del terreno sin impermeabilizar. En su producción la firma genera residuos peligrosos, como aceites y envases vacíos de aerosoles y tinturas y también de baja peligrosidad como telas, cartones e hilos.

El Ministerio labró una multa inicial, que aumentó porque la industria no presentó el plan de remediación de pasivos ambientales solicitado. “Al no tratarlas correctamente, este tipo de sustancias tóxicas pueden filtrarse en el suelo contaminándolos por años, alcanzado las napas”, explicaba el informe de los inspectores.

Luego de la sanción, la empresa comenzó a ejecutar un programa de mejoras de las piletas de vertidos y de evaporación, a desarrollar un proceso de remediación del daño ocasionado en el suelo y también decidió invertir en la tecnología adecuada para tratar sus efluentes y utilizar el agua residual en forestación del predio. Todo este proceso, es monitoreado por los inspectores del Ministerio.

“El Gobernador hizo advertencias muy fuertes con respecto al cuidado del agua, como en el inicio de las Sesiones Legislativas, y parece que algunos actores no se hicieron eco. Las sanciones son resultado de un trabajo de control que realiza el Gobierno tanto en industrias, como en municipios y también en emprendimientos más pequeños. Cuidar el agua es vital para nuestra calidad de vida, desarrollo y progreso, por esto los controles y sanciones serán cada vez más intensos. La Política de Estado que desarrolla la Provincia es muy clara, quien contamina el agua deberá asumir las consecuencias”, señaló Hissa.

 

Control, sanción y cumplimiento

 

En el primer trimestre del año Medio Ambiente inspeccionó más de 60 empresas en toda la Provincia encontrando diferentes tipos de irregularidades.

En el Parque Industrial Norte de la ciudad de San Luis una importante productora y fraccionadora de alimentos recibió una infracción por no disponer los documentos de registros de actividades y otros requerimientos de administración y por verter a la red cloacal efluentes industriales sin el debido tratamiento.Como respuesta,  la empresa optó por invertir en la construcción de una nueva y moderna planta de tratamiento de efluentes. Sin embargo, continúa la intimación y control hasta tanto la planta se construya  y comience a funcionar correctamente, tratando según manda la legislación, los desechos.

 

El año pasado en el Parque Industrial Norte de Villa Mercedes, el Ministerio encontró una situación similar en una fábrica productora de sustancias alimenticias dulces, con el agravante que los líquidos deficientemente tratados se volcaban al Rio V. Luego de la intervención del Ministerio la empresa construyó e instaló una nueva planta completamente mecanizada, monitoreada y manejada digitalmente.

“No buscamos sanciones ejemplares, sólo aplicar la ley y cuidar el agua para todos los puntanos. Ante una infracción brindamos plazos para presentar planes de mejoras  o remediación pero si no se cumplen corresponde la sanción, más aun cuando, teniendo oportunidades,  los responsables demuestran escaso interés de cumplimiento. Apuntamos a la prevención para no llegar a la multa y para constatar luego el cumplimiento de lo que debería haber estado bien desde un principio. Queremos que todos tomen conciencia de la importancia de cuidar este recurso, que no es infinito”, destacó la Ministra.

¿Qué se controla?

El Ministerio cuenta un riguroso cronograma de auditorías para prevenir la contaminación del agua. En esta lista jerarquizada los auditores controlan: volúmenes de afluentes declarados, riesgo de contaminación del suelo, acuíferos o agua superficial, comportamiento ambiental precedente de la empresa, sospecha de vertidos no declarados, denuncias formales o anónimas de la sociedad civil y cercanía a ríos, arroyos, diques,  lagunas o bañados.

En aquellos establecimientos donde ya se han registrado vertidos ilegales, se lleva además un registro de “movimientos”, programados para encontrarlos en el momento en que se está produciendo el daño.

“En los controles, tanto en contaminación del agua, como en Mascotismo, es fundamental para nosotros la colaboración de los vecinos, la denuncia que ellos pueden realizar es clave para que conozcamos la situación y actuemos en consecuencia, por lo que pedimos que agenden el número gratuito que puso a disposición el ministerio y el mail para realizar la denuncia”, pidió la Ministra.

Denuncie al teléfono gratuito: 0800-222-4173 o por mail a mmedioambiente@sanluis.gov.ar.

Una boca de ingreso de efluentes

Una boca de ingreso de efluentes