Graciela Zabala y sus alumnos de 5° grado de la Escuela N° 250 “Tomás Espora” exploran el mundo de las matemáticas y las ciencias naturales con la asistencia de sus classmates.

Desde la implementación del Plan Todos los Chicos en la Red, la educación sanluiseña experimentó una transformación sin igual. Si bien existen aspectos a mejorar es indudable que las netbooks llegaron a las aulas para quedarse. Los chicos de 5° grado de la Escuela N° 250 “Tomás Espora” de Naschel lo saben bien. Junto a su maestra, Graciela Zabala, exploran el mundo de las matemáticas y las ciencias naturales con sus compus.

“Las netbooks nos sirven para abordar todos los temas. En la clase de geometría de hoy, por ejemplo, vimos rectas. Empezamos por buscar su definición y clasificación en Google. Ahora los chicos están viendo en YouTube cómo trazar rectas paralelas y perpendiculares”, explica Zabala. Y añade: “Para seguir con la actividad les di un trabajo especial. La idea es que vuelquen ese conocimiento en sus propias carpetas”.

Con este tipo de tareas, la docente logra animar a sus alumnos y motivarlos a descubrir nuevos aspectos de las ciencias duras. También representan un desafío para ella. “Al principio me costó muchísimo. Ahora estoy yo más entusiasmada que ellos. ¡Para mí es algo maravilloso!”, asegura.

Pero el uso de las netbooks dentro del aula no implica que los chicos aprendan solos. “A veces les cuesta encontrar páginas en Google, por eso, me tomo el trabajo de seleccionar las que más les pueden interesar y servir. La computadora no reemplaza nunca al maestro sino que es una herramienta de trabajo muy útil, que complementa lo que hacen en la carpeta”, afirma.

La seño Graciela y sus alumnos exploran las ciencias duras con sus netbooks educativas.

La seño Graciela y sus alumnos exploran las ciencias duras con sus netbooks educativas.