Rubén Domínguez es uno de ellos. El comerciante utiliza el servicio gratuito de Wi-Fi provincial para temas administrativos y para ayudar a su hija con la tarea escolar.

Pasaron algunos minutos desde las 13.00 y en las callecitas de Naschel sólo se escuchan las risas de los chicos que esperan entrar a la Escuela N° 205 Tomás Espora. Ya casi no quedan bicicletas y los comerciantes empiezan a cerrar las puertas de sus negocios para rendirse al encanto de la siesta. Uno de los últimos en retirarse es Rubén Domínguez, vecino de la localidad, quien atiende una sucursal de la panadería El Molino, de Tilisarao.

Al igual que los 4.000 habitantes de esta pintoresca localidad del Valle del Conlara, Rubén es usuario frecuente del servicio gratuito de Wi-Fi, que brinda el Gobierno provincial a través de la Universidad de La Punta (ULP). “Utilizo Internet para no estar desconectado, para ampliar conocimientos y porque la globalización lo pide”, describe.

El vecino instaló una antena cliente en su comercio hace dos años. Este dispositivo le permite captar la señal de la antena GobSL-NA-02, que se encuentra a 150 metros de su comercio. “Tengo 100% de señal. Rara vez he tenido problemas de conectividad”, asegura.

Además del uso comercial –contactar proveedores y realizar pagos vía homebanking-, este comerciante oriundo de Villa Dolores, Córdoba, escucha música en plataformas online, descarga información de su interés y ayuda a su hija en sus tareas escolares.

“Mi nena es abanderada de la Escuela Tomás Espora. El año pasado representó a San Luis en una feria de ciencias, en la provincia de Salta. Estuvo siete días lejos de casa y la seguimos vía Internet, por videoconferencia. La extrañamos mucho pero gracias a este servicio pudimos seguir en contacto con ella”, ejemplifica.

Informes: ciu@ulp.edu.ar –Tel: 4452000 (interno 6089)

"Utilizo Internet porque la globalizaciòn lo pide", asegura el panadero de Naschel.

“Utilizo Internet porque la globalizaciòn lo pide”, asegura el panadero de Naschel.