La Dirección General de Bosques y Fauna de Santiago del Estero liberó 259 aves canoras que fueron decomisadas en un puesto de control de la Policía Caminera de la Provincia de San Luis, en su paso a Mendoza, para ser comercializadas.

Las aves, una vez incautadas, fueron puestas a disposición del Ministerio de Medio Ambiente, que las trasladó al Centro de Conservación de Vida Silvestre en La Florida para rehabilitarlas. Cuando estuvieron en condiciones de ser liberadas, personal del Área de Fauna del Ministerio se contactó con sus pares santiagueños para acordar el traslado al lugar de origen.

Un equipo de la Dirección General de Bosques y Fauna de Santiago las llevó de regreso y decidió liberar las aves en tres puntos: Por un lado, en el Área Protegida Sierras de Guasayan, ubicada en Villa La Punta, Departamento Choya, y en La Dormida, Departamento San Martín, sobre las márgenes del Río Dulce. Por otra parte, los loros habladores y un espécimen de Maitaca tuvieron un destino especial: el Área Protegida Río Horcones, en el Paraje La Esperanza, Departamento Pellegrini.

Entre las especies devueltas a su hábitat se encontraban: soldaditos, brasitas de fuego, reinas moras, jilgueritos o mixtos, cardenillas y margaritas.

“Consideramos muy importante investigar de dónde provenían para asegurarnos que fueran devueltas a su hábitat. Éste es parte del trabajo en equipo que favorece al medio ambiente, no solo de nuestra provincia, sino de la región en general y es una de las metas que perseguimos desde el Consejo Federal de Medio Ambiente”, señaló la ministra de Medio Ambiente y vicepresidenta del CoFeMa, Daiana Hissa.

Fueron rehabilitadas en el Centro de Conservación de Vida Silvestre

Fueron rehabilitadas en el Centro de Conservación de Vida Silvestre